Contrapuntos
Por Michel Leidermann
EDUCACIÓN
Me molesta que alumnos expertos con las computadoras y/o responden acertadamente a preguntas académicas, no puedan comunicarse correctamente en forma oral, no tienen la menor idea de cómo conducirse (no saben que decir, como vestirse, cuando hablar y cuando escuchar) en público, ni demuestran ningún respeto por las personas de autoridad (incluidos maestros) ni ancianos. En nuestro sistema educativo se ha llegado ahora al método de enseñar para “pasar el examen” pero no se enseña a nuestros jóvenes como comportarse en sociedad: no saludan no dan la mano, no miran a los ojos. Para muchos jóvenes el ser “educados” (no académicamente se entiende) es una conducta extraña y ajena a ellos. No logro entender como estos jóvenes pueden aprobar los exámenes sin dificultad, pero no tienen urbanidad para desarrollarse con el resto de la sociedad, lo que pudiera mejorar su éxito en la vida. El saber las respuestas a las preguntas de un examen, es sólo uno de los elementos que harán de estos jóvenes, personas integradas a la sociedad, que no sólo reconoce el conocimiento, sino que exige respeto y buenos modales hacia el resto de las personas.
POLIGAMIA
Una nueva serie televisiva por el canal de cable HBO y titulada “Gran Amor” (Big love) renueva la discusión pública sobre homosexualidad y ahora también sobre poligamia. Mayormente se une el concepto de poligamia a las personas de la fé mormona y a los musulmanes (los famosos harems). Hace poco la gran discusión sobre sexualidad se concentraba en las parejas del mismo sexo. Los legisladores siguiendo la mayor presión pública, pretenden codificar que el matrimonio es la unión de dos personas de sexo opuesto, en un esfuerzo de controlar los derechos legales que las parejas homosexuales reclaman. Ahora los homosexuales que combaten ese control, se oponen arbitrariamente a permitir la poligamia. Me parece que si el negar las elecciones personales sobre el amor y su forma de expresarlo, restringen el concepto de matrimonio únicamente a dos personas, también es arbitrario y discriminatorio el oponerse a la elección personal de convivir en grupos polígamos. (Estoy hablando en derecho de expresión, no en valores morales).
VIOLENCIA
Obviamente la violencia es una forma justificable, el último recurso a veces para resistir la opresión, tal como se hizo en múltiples guerras de independencia en nuestro continente y en el mundo. Aceptar el principio de que la violencia es a veces necesaria para combatir diversas formas de injusticia, legitimiza ciertas guerras y revoluciones. Lo que no es permisible es simplemente aceptar la violencia cuando se utiliza deliberadamente para asesinar a víctimas inocentes, en un esfuerzo de “aterrorizar” y cambiar la opinión pública y el sistema existente. La diferencia entre usar violencia contra aquellos que también usan la violencia contra nosotros, y usarla contra civiles inocentes, hombres, mujeres, niños y ancianos, es la diferencia crucial entre los resistentes por la libertad y los terroristas (entiéndase el 9/11 por ejemplo). Dispararle a soldados es muy diferente que decapitar a prisioneros frente a las cámaras de televisión. Los primeros son luchadores por la libertad, los segundos son asesinos, terroristas, salvajes y cobardes. No hay que confundir a los que usan la violencia en pos de la libertad y en contra de otros combatientes, con los terroristas que no respetan la vida ni tienen otro objetivo que no sean causar terror.
Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /