EL ESTUDIO SOCIOLÓGICO “OPERATION INTERCEPT”
Por Rafael Nuñez
7645A.jpg

Por Rafael Nuñez y david koon

Preparatoria Hall: estudiantes latinos reportaron problemas constantes de hostigamiento y pandilleriles; venta de drogas en los sanitarios y en los autobuses. Alumnas latinas entrevistadas para el estudio dijeron que a menudo se sentían “sexualmente amenazadas” en la escuela. Una alumna dijo que había sido sexualmente agredida en uno de los pasillos principales de la escuela. “Reporté esto a la maestra, y la maestra me pidió nombres”, dijo la alumna, “pero yo no sabía quienes eran ellos”. Otra alumna latina dijo que ella se sentía muy mal cuando “alumnos afro-americanos me hablan de manera sexualmente intimidante”. Treviño dijo que durante una sesión de entrevistas en grupo con padres afro-americanos que se realizó en la prepa Hall, uno de esos padres dijo a los entrevistadores que de hecho sí había cierto grado de discriminación racial por parte de los afro-americanos hacia los latinos en la escuela, pero agregó: “es algo así como un asunto de ‘la supervivencia del más fuerte’”.

 

Secundaria Henderson: Alumnos latinos dijeron que tanto maestros afro-americanos como estudiantes afro-americanos se enojaban si los latinos hablaban español, y un estudiante latino reportó que un maestro hasta había llegado al extremo de decirle: “Si no puedes hablar inglés, pues entonces regrésate a México”. Otros alumnos latinos dijeron que había “mucho abuso físico y verbal” en dicha escuela, y varias alumnas latinas se quejaron de que alumnos afro-americanos las habían manoseado de manera inapropiada. En el texto del estudio se cita que “una alumna latina dijo que ella estaba siendo hostigada todos los días por una alumna negra. Y a pesar de que esto fue reportado [a las autoridades de la escuela], el hostigamiento continúa diariamente”. Esa misma chica dijo a los entrevistadores del estudio que la alumna afro-americana continuamente la zancadilleaba y molestaba, pegándole manotazos en la cabeza. Todos los estudiantes latinos que fueron entrevistados en la secundaria Henderson dijeron que su peor experiencia en la escuela involucraba el haber sido hostigados, así como también tener que presenciar la venta de drogas, o el haber sido intimidados por pandillas. Los padres latinos dijeron que en efecto, “había un doble estándar en la escuela con respecto a los códigos de vestimenta apropiada, así como también en cuanto al lenguaje”, y que sus hijos frecuentemente les reportaban incidentes de acoso sexual y comportamientos sexuales inapropiados por parte de los alumnos de raza negra. Los padres también dijeron que sentían que sus hijos eran “objeto de burlas, tanto por parte de los alumnos como de los maestros y miembros del personal, cuando hablaban español”. El estudio indica que “Todos los padres latinos sentían que muchas veces sus hijos eran disciplinados de manera distinta, y de manera más severa, que los estudiantes de raza negra. Esto era especialmente cierto cuando ocurría un conflicto entre alumnos afro-americanos y alumnos latinos. Asimismo, estos padres sentían que a los alumnos de raza negra se les permite vestirse y comportarse de manera inapropiada, y que los maestros y otros miembros del personal escolar pasan por alto o ignoran el lenguaje abusivo y los comportamientos inapropiados de los alumnos de raza negra, mientras que a los latinos se les reprende o regaña, y en muchas ocasiones hasta son suspendidos”.

Una madre dijo que después de que su hija fue sexualmente acosada por un estudiante afro-americano, la jovencita reportó el incidente tanto a un ‘guardia de seguridad’ como una maestra, “pero fue ignorada por ambos”. Cuando esta madre fue a la escuela a quejarse con el director, éste le dijo que él no podía hacer nada sobre el asunto. Otra madre narró que su hija había sido agredida a golpes por un grupo de alumnas de raza negra en uno de los baños para mujeres. Luego de acudir a la escuela en tres ocasiones distintas para hablar con el director sobre el asunto, este le dijo que él no podía ayudarla debido a que ella no tenía pruebas de que el incidente realmente sucedió.

Padres latinos de alumnos de la secundaria Henderson dijeron que mientras que sí había buenos maestros en esa escuela, a quienes les importaba mucho el bienestar de todos los niños, también era cierto que sus hijos estaban siendo rutinariamente ignorados por algunos maestros y miembros del personal. Los padres reportaron que sus hijos en ocasiones eran víctimas de robo y hostigamientos por parte de estudiantes de raza negra, pero eran castigados por las autoridades escolares si trataban de defenderse. Un padre dijo: “Si nuestros hijos no obedecen el código de vestimenta, son regañados, pero los estudiantes afro-americanos pueden venir a la escuela con sus pantalones colgándoles a media nalga, y vistiendo prendas inapropiadas, y las autoridades escolares no les dicen nada. Si nuestros hijos usan camisetas con mensajes en español, los demás se burlan de ellos. Los maestros de raza negra defienden a los alumnos de raza negra, pero en cambio castigan a los alumnos latinos”.

Los padres también señalaron que los chóferes de los autobuses escolares obligaban a sus hijos a sentarse en la parte posterior del autobús, e incluso en ocasiones no levantaban a los alumnos latinos pese a que estos estaban esperando el autobús en la parada indicada por las propias autoridades escolares. No obstante, maestros de la secundaria Henderson que participaron en un grupo de enfoque (es decir, una sesión de entrevistas en grupo) para educadores, aparentemente querían descartar los reportes de hostigamientos, comportamientos obscenos y acoso sexual, indicando a los entrevistadores que el lenguaje inapropiado y los manoseos sexuales que ellos ven a los estudiantes haciéndose entre ellos, “es una cosa normal para los adolescentes en nuestra sociedad hoy en día”, agregando que “tal vez algunas personas puedan ver algunos de estos comportamientos como hostigamientos o acoso sexual, pero en realidad sólo se trata de ‘jugueteos’ inocentes y sin mala intención”.

 

Primaria Terry: Alumnos latinos reportaron que eran castigados si hablaban español en la presencia de alumnos que sólo hablaban inglés. “Si uno dice una palabra que los maestros no entienden”, dijo un estudiante, “ellos le dicen al director, y luego él le llama a mis padres”.

El estudio estipula que “el hostigamiento y el acoso sexual constituyen dos serios problemas identificado por los propios estudiantes. Estos problemas parecen ser perpetrados, en la gran mayoría de los casos, por estudiantes afro-americanos, de acuerdo a las declaraciones de los estudiantes latinos entrevistados”.

Los maestros de la primaria Terry dijeron sentirse frustrados por la barrera del lenguaje que los separaba a ellos de los padres de los alumnos latinos cuando trataban de hablar con ellos sobre diversos asuntos relacionados a sus hijos. El estudio señala que los maestros han visto y atestiguado todo tipo de actos de acoso sexual y de hostigamiento, pero se muestran renuentes a sugerir que existe un patrón étnico detrás de estos actos [actos cometidos en perjuicio de los alumnos latinos]. Los propios maestros dijeron a los entrevistadores del estudio que el manual del distrito escolar no es seguido al pie de la letra por los administradores cuando se trata de enfrentar o tratar actos de hostigamiento o acoso sexual. Uno de los maestros dijo: “Tenemos en este distrito escolar una política definida contra los actos de hostigamiento, pero ellos [los administradores] no la ejecutan, ni hacen que se cumplan los lineamientos de dicha política, y esto no tiene nada que ver con el hecho de que la víctima o las víctimas de estos actos sean o no inmigrantes. El hecho es que, simple y sencillamente, el distrito ignora [estos] asuntos”.

Por su parte, los padres de estudiantes latinos en la primaria Terry indicaron a los entrevistadores que ellos se sentían alienados o distanciados por la barrera del lenguaje, y que esa era una de las razones por las que no acudían a la oficina del director para quejarse de los abusos que sufrían sus hijos. El texto del estudio sentencia: “Estos padres no piensan que los maestros y/o los administradores estén haciendo algo para acabar con, o por lo menos reducir, este problema de hostigamientos y comportamientos inapropiados”.

 

Primaria Chicot: Los alumnos latinos dijeron que se les castigaba por hablar español en la escuela. También indicaron que a menudo eran hostigados por estudiantes de raza negra en el salón de clases, en el autobús, y en los pasillos. Un alumno de quinto año dijo que a veces cargaba entre sus ropas un cuchillo para protección [en caso de ser atacado por estudiantes afro-americanos]. De las seis alumnas de cuarto y quinto año entrevistadas, cinco dijeron que habían sido sexualmente acosadas por estudiantes de raza negra. Los estudiantes reportaron además que las burlas y hostigamientos hacia sus personas por parte de estudiantes de raza negra era “un asunto que se daba de manera constante”. Un estudiante dijo que un buen día en la escuela para él era “cuando los alumnos de raza negra no nos molestan [sólo por ser latino]”.

 

Primaria Wakefield: Mientras que los estudiantes latinos se sentían, generalmente hablando, “muy positivos, y disfrutaban su experiencia escolar” en la primaria Wakefield, a la vez reportaron que en la misma había un alto nivel de hostigamiento y acoso hacia ellos por alumnos de raza negra. Varios niños latinos reportaron “altercados físicos, en la mayoría de los cuales diversos objetos eran lanzados en su dirección [en un intento por asestarles golpes]. El texto del estudio detalla que “el [alto] nivel de acoso sexual para las alumnas de los grados cuarto y quinto es muy perturbador. Entre estos casos: un alumno negro que mostró a varias alumnas latinas sus partes privadas; otro caso en que un alumno afro-americano manoseaba de manera inapropiada a las alumnas; y otros en el que los perpetradores gritaban obscenidades y/o malas palabras a los alumnos latinos. Los estudiantes latinos con frecuencia no reportaban estas actividades, y cuando lo hacían, ellos sentían que no se hacía nada”. Maestros de la escuela Wakefield que participaron en el grupo de enfoque dijeron que ellos “sentían que las políticas generales para frenar los hostigamientos o las actividades inapropiadas estaban muy claramente delineadas, pero simple y sencillamente no se ponían en práctica, no se ejecutaban o no se hacían cumplir”. Esta situación es muy similar a aquella vieja ley de la época del virreinato en México, que estipulaba que cuando una ley era “impráctica” o “resultaba incómoda” para los gobernantes, simplemente le añadían una frase al final, a manera de sello definitorio: “Obedézcase pero no se cumpla”.

Se solicita a los padres notificar sin miedo todos los casos que ocurran
en defensa de sus hijos en edad escolar

CONCLUSIÓN

Algunos maestros actualmente en funciones, dijeron a EL LATINO que no podían libremente hacer declaraciones respecto a estos incidentes, porque temían represalias por el distrito escolar.

Finalmente, cabe mencionar que aparte de la seriedad que representa el alto número de actos inapropiados descritos en el estudio, aún más grave es el hecho de que, al parecer, los administradores del LRSD, en lugar de tomar cartas en el asunto e implementar una serie de cambios para remediar esta situación, han optado por simplemente ignorar esta situación, como lo hicieran también en todas y cada una de las tres ocasiones (dos en el 2010 y la tercera en el 2011) en que el estudio fue presentado por Treviño a los dirigentes del Distrito Escolar de Little Rock.

Algunos maestros actualmente en funciones en el LRSD, dijeron a EL LATINO que no podían libremente hacer declaraciones con respecto a estos incidentes, porque temían represalias del distrito escolar.

En conclusión, aparte de la seriedad que representa el alto número de actos inapropiados descritos en el estudio, aún más grave es el hecho de que, al parecer, los administradores del LRSD, en lugar de tomar cartas en el asunto e implementar cambios para remediar esta situación, han optado por simplemente ignorar esta situación, como lo hicieran también en las tres ocasiones (dos en 2010 y otra en 2011) en que el estudio fue presentado por Treviño a los dirigentes del Distrito Escolar de Little Rock.

Por otro lado, se supone que las escuelas deben ser un lugar seguro para todos los niños, y no sólo para los más fuertes o agresivos. Sin embargo, pareciera que el LRSD se ha olvidado de esto, y ha optado por dar preferencia a la mayoría (alumnos afro-americanos) en perjuicio de la minoría (alumnos latinos). Las escuelas deben ser un espacio donde reine la igualdad, la cortesía y los buenos modales en general. Pero en algunas escuelas del LRSD, parece que lo que predomina es la ley de la garra y el colmillo.

COMENTARIOS DE LECTORES EN LOS BLOGS DEL ARKANSAS TIMES Y EL LATINO

“Si se tratara de que sólo estudiantes blancos se quejaran de los estudiantes negros, molestándolos e intimidándolos - ellos serían llamados racistas y este problema no seria cubierto por la prensa”.

 

“Aún tengo la “imagen” de ser golpeado durante muchos años por los estudiantes negros en las escalas de la entrada de la Little Rock Central High School. Sólo por ser blanco .... continuamente siendo llamado nombres y humillado casi todos los días, porque yo era el único estudiante blanco en la mayoría de mis clases”.

 

“Realmente no se puede culpar a los niños, ya que se les está enseñando en sus casas y por sus familias de odiar a los blancos (o latinos). Y no están siendo enseñados por los administradores y maestros que este comportamiento es inaceptable”.

 

“Mi hija (blanca) tenía un amigo (negro) en una escuela pública local. (7º grado). Al cambiarse a la aula siguiente le decían que no se detuviera para que no la “manosearan” los chicos negros que a menudo hacen cuellos de botella en el pasillo solo para este fin”.

 

“No creo ni por dos segundos que le tomó que el Arkansas Times reportara estos hechos, para convencer al superintendente Holmes y su administración, de que hay un problema con el comportamiento de algunos de los niños negros”.

 

“El director y otros a cargo de la escuela no tomaron acción, al parecer no querían (tal vez incluso tenían miedo) de hacer algo sobre la situación”.

 

“Los padres quieren que sus hijos tengan un entorno seguro en su escuela. Parece que los padres latinos no tienen esto en Little Rock. Esto es tan triste, considerando que los actuales opresores fueron los oprimidos 30 o 40 años atrás”.

 

“Como madre, he sido informada acerca de la cadena de mando en las escuelas y he hablado con los maestros y administradores y no he visto ningún cambio. ¿Escucharon respetuosamente mi preocupación? Sí. ¿Hicieron algo respecto a mi preocupación? No. ¿Pude tomar otras medidas? Por supuesto. Ahora mis hijos asisten a una escuela charter K-12 con tolerancia cero para los abusos”.

 

“Gran trabajo. La documentación detallada de abusos y rechazo total por parte del Distrito, seguido por su difusión de los hechos, ha avergonzado públicamente a Superintendente y a la Junta Escolar lo suficiente como para llamar la atención necesaria. Si los adultos en posiciones de autoridad no son testigos de personales del abuso de los niños, no lo creen. Gracias a Terry Treviño por hacer los adultos responsables creerlo”.

 

NOTA DEL EDITOR MICHEL LEIDERMANN:

EL LATINO publica este reportaje con dos intenciones principales: 1) que el distrito escolar de Little Rock tome nota de los actos de discriminacióny abusos en contra de estudiantes latinos y tome una acción fuerte y definitive para detenerlos e igualmente castigar a los responsables y a quienes no cumplan con las normas del distrito en cuanto a violencia, abuso, acoso, y/o discriminación, ya sean alumnos, padres, maestros, y cualquier funcionario escolar y, 2) para que los padres y alumnos afectados no duden en denunciar los casos de violencia, abuso, acoso, y/o discriminación, a las autoridades escolares y policiales y a EL LATINO (501-374-0853) o a el-latino@arktimes.com, para su futura publicación y seguimiento.

 

Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /