Obispo Anthony Taylor LÍDER DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ARKANSAS, SIEMPRE HA EXPRESADO CLARAMENTE QUE HAY QUE APOYAR Y SOCORRER A LOS MIGRANTES
Por Rafael Nuñez
7666A.jpg
Obispo Anthony Taylor, en su ordenación

Por Rafael Núñez

Desde que arribó a la ciudad de Little Rock el 5 de junio del 2008, el obispo Anthony B. Taylor ha mantenido una muy clara y decidida postura en cuanto a los inmigrantes latinos, señalando que hay que apoyarlos sin reservas, “puesto que a los ojos de Cristo, todos somos hermanos”, y que también hay que socorrerlos cuando se requiera. Esto le ha ganado críticas por parte de ciertas personas anglosajonas de corte político conservador, tanto a nivel local como nacional. Pero esto tiene sin cuidado al obispo Taylor, quien en entrevista con EL LATINO dijo: “Por cada persona que me ha criticado y tal vez no esté de acuerdo con mi postura hacia los inmigrantes, hay 10 que sí me apoyan y están de acuerdo conmigo en que todas las personas, incluyendo los inmigrantes latinos, deben ser tratados con respeto y dignidad porque todos somos seres humanos”.

 Los inmigrantes están aquí porque no hay forma de obtener documentos, no porque no quieran esos documentos. No desean emigrar sin documentos, pero tienen que hacerlo debido a que no tienen ninguna otra opción ... Las leyes de inmigración deben ajustarse a esta realidad”—Obispo Anthony Taylor

La Carta Pastoral que Lo

Empezó Todo: “Fui Forastero…”

El 5 de noviembre de 2008, Taylor publicó su primera carta pastoral como obispo de Little Rock, titulada “Fui Forastero y Ustedes Me Recibieron: Una Carta Pastoral sobre los Derechos Humanos de los Inmigrantes”. En la misma, retaba a los feligreses a abrir sus mentes y corazones a las enseñanzas de Cristo, y también a aprender más sobre la situación apremiante de los inmigrantes en los Estados Unidos, que sólo vienen a este país buscando una mejor vida para ellos y sus familias.

En dicho documento, el obispo también expresaba que la reforma migratoria debe comenzar con la protección de los derechos humanos de todos los inmigrantes, sin importar cual fuera su situación legal.

El día 23 de noviembre de ese año, marcado en el calendario católico como la fiesta de Cristo Rey, la mencionada carta pastoral fue distribuida a todas las parroquias católicas de Arkansas.

En aquel momento, el obispo Taylor, en una homilía, pidió a todos los católicos de Arkansas que estudiaran la carta, lo cual podrían hacer en detalle por medio de grupos de estudio con manual o ‘guía’ de advenimiento (o adviento) de tres semanas de duración. Dicha guía fue desarrollada por el Ministerio de Estudios Bíblicos de la diócesis de Little Rock. Las sesiones se llevaron a cabo en las iglesias hasta el 20 de diciembre de ese año.

 

Conferencia de Prensa

Asimismo, el obispo había realizado una conferencia de prensa el 6 de noviembre para explicar su postura en la carta al público en general. El obispo dijo que había emitido su primera carta pastoral con la esperanza de enseñar a su rebaño sobre los derechos humanos de los inmigrantes indocumentados, un tema sobre el cual muchos católicos no tenían la información correcta.

“Espero que la gente abra sus corazones al llamado de Jesús en nuestro tiempo”, aseveró. “Hay mucha información que la gente no tiene a su disposición y que es realmente pertinente sobre este tema. Más aún, espero que se transfiera de la cabeza al corazón, para que vean lo que el Señor nos está pidiendo. [El tema de los inmigrantes] es el área más extensa con menos conocimientos sobre las enseñanzas de la Iglesia”.

El obispo Taylor, quien domina a la perfección el leer, escribir y hablar y en español, y quien ha trabajado en el ministerio hispano durante 28 años, precisó que él considera que el emigrar a otro país es un “derecho humano intrínseco”. “La gente tiene derecho a emigrar cuando las circunstancias lo requieren”, puntualizó.

Sin embargo, en la misma ocasión también afirmó que él estaba de acuerdo en que la inmigración ilegal “no es buena”. No obstante, agregó que “es prácticamente imposible que los inmigrantes, en su mayoría mexicanos, puedan venir legalmente” a Estados Unidos.

“[Por eso] los apoyamos aunque estén aquí ilegalmente, ya que tienen derecho a estar aquí”, subrayó. “Estamos aquí para servir a todos. No sólo a los católicos. No estamos en un club exclusivo. Estamos aquí para llevar el amor de Jesucristo a todas las personas. Los inmigrantes están aquí porque no hay forma de obtener documentos, no porque no quieran esos documentos. Ellos no desean emigrar sin documentos, pero tienen que hacerlo debido a que no tienen ninguna otra opción. [...] No se debe obligar a nadie a hacer algo que no se pueda hacer. Las leyes de inmigración deben proceder según esta realidad”. El obispo explicó que escogió el período antes de Navidad porque “El Adviento es el momento para añorar y esperar, es un momento lleno de esperanzas”. Dijo que el reto para todos los católicos del estado se podía sintetizar en la siguiente pregunta: “¿Qué cambios debemos establecer aquí en Arkansas para asegurarnos de que las María y los José de hoy en día reciban una cálida bienvenida, realmente digna de nuestro Salvador, cuyo nacimiento celebramos en la Navidad?”.

 

Números Por Demás Interesantes

El obispo Taylor informó que actualmente en Arkansas más de un tercio (33%) de los seminaristas estudiando para convertirse en sacerdotes católicos son latinos. Igualmente, dijo que el 55% de los católicos en Arkansas, son latinos.

Por otro lado, indicó que “los inmigrantes recientes tienen más acceso a diversos medios tecnológicos para mantener la comunicación con familiares y amistades en su país de origen, y por eso la gran mayoría de los padres latinos están enseñando –y de hecho exigiendo– a sus hijos a que sean bilingües. Otro factor es que México rápidamente se está convirtiendo en el mayor socio comercial de Estados Unidos, y así pues, es obvio que en el futuro inmediato las personas bilingües se convertirán en individuos muy valiosos para este país y esta sociedad”.

Por otra parte, el obispo Taylor dijo que, a partir del proceso de planificación pastoral del 2009 de la diócesis, ha habido un incremento notable en el número de misas en español que se ofrecen a través de todo el estado. Detalló que de acuerdo a las últimas cifras oficiales de la diócesis, recabadas en octubre del 2010, “en la ciudad de De Queen, en la iglesia Santa Bárbara, hay sólo dos misas en español, pero el número de feligreses que asisten, en total, a estas dos misas cada domingo promedia alrededor de 1,500 personas. Existen también varias localidades –Warren, Hamburg, Glenwood, Danville y Wickes– donde la diócesis ofrece única y exclusivamente misas en español, ya que [todos] los feligreses son personas de habla hispana. En la ciudad de Rogers, la parroquia de San Vicente de Paúl cuenta con un total de aproximadamente 12,000 feligreses, y de éstos, el 60% son latinos. Y en la ciudad de Springdale, donde la parroquia de San Rafael tiene alrededor de 16,000 feligreses, el 80% son latinos.*

 

La Trayectoria

El obispo Anthony Basil Taylor nació en 1954 en Fort Worth, Texas. Sus padres y sus cuatro abuelos eran residentes de dicha ciudad desde muchos años atrás. Dos de sus abuelos son católicos conversos (el padre de su mamá del judaísmo; y la madre de su papá del protestantismo). Así pues, sus padres como él y sus cuatro hermanos y dos hermanas, fueron criados en un hogar católico. Anthony es el mayor de los siete hijos de Basil y Rachel (Basilio y Raquel) Taylor. Sus padres mudaron a la familia a Ponca City, Oklahoma en 1960, cuando Anthony contaba con sólo seis años de edad. Ponca City se encuentra en la parte norte del estado de Oklahoma, pero curiosamente, la parte sureste de la ciudad colinda con las márgenes del Río Arkansas, tal vez un presagio geográfico de lo que el destino tenía reservado para el obispo Taylor.

Anthony asistió a tanto escuelas públicas como católicas, y se graduó de la preparatoria Ponca City High School en 1972. Se matriculó en la University of Oklahoma, donde estudió por dos años, tras lo cual fue aceptado como seminarista por la Arquidiócesis de Oklahoma City. Asistió al seminario de Saint Meinrad Seminary College, en el estado de Indiana, por dos años, graduándose con una licenciatura en Historia. De 1976 a 1980 asistió al North American College en Roma, Italia, donde también tomó cursos en la Pontificia Università Gregoriana (Universidad Pontificia Gregoriana), y finalmente fue ordenado como sacerdote en la parroquia de Santa María en Ponca City, el 2 de agosto de 1980.

Desde el principio de su carrera sacerdotal, uno de los principales intereses del obispo Taylor ha sido el ministerio hispano. Su primera asignatura como sacerdote fue en la parroquia del Sagrado Corazón en Oklahoma City donde, apenas un mes después de su ordenación, había empezado a celebrar la misa en español dos veces al mes, en las ciudades de Clinton y Hinton, ambas en Oklahoma.

En 1982 fue transferido al oeste de Oklahoma, donde vivió en la misión “Reina de Todos los Santos”, en la ciudad de Sayre, hasta 1986, y durante su estancia allí sirvió a la población latina en un área de cinco condados, incluyendo la continuación de su ministerio en Clinton y Hinton.

En 1984, el entonces arzobispo Salatka (de Oklahoma City) decidió enviar al padre Taylor a la Universidad Fordham, en Nueva York, para realizar estudios adicionales en teología bíblica. Tomó clases allí durante los veranos de los años 1984 y 1985, y luego de tiempo completo, de 1986 a 1988. Durante este periodo de tiempo sirvió en la parroquia del Santo Rosario, en el distrito neoyorquino del Bronx. Fordham University concedió un doctorado al padre Taylor en 1989.

Regresó entonces a Oklahoma, donde fue nombrado vicario para los ministerios de la arquidiócesis. Fue el encargado del ministerio a los sacerdotes, y por unos años también fue el responsable del programa de diaconado permanente. Él tenía la responsabilidad específica de la orientación y supervisión de los sacerdotes internacionales sirviendo en Oklahoma; así como también para los recién ordenados, durante su primer año de ministerio; y para los nuevos pastores, durante su primer año como tales. Él siguió siendo el vicario para los ministerios de la arquidiócesis por espacio de 20 años, hasta que fue nombrado obispo de Little Rock en el 2008.

En 1993 el padre Taylor también fue el pastor fundador de la parroquia de Santa Mónica en la ciudad de Edmond, Oklahoma. Durante sus 10 años en Santa Mónica, la parroquia creció rápidamente y se erigió y se consagró una nueva iglesia de gran tamaño en el año 2000. En el 2003, el padre Taylor regresó a la parroquia del Sagrado Corazón en Oklahoma City como pastor, y supervisó la última fase de su transición, desde una feligresía mayormente anglosajona, a una feligresía mayormente latina. En el 2008, la feligresía de la parroquia del Sagrado Corazón ya era 95% latina, y celebraba nueve misas cada fin de semana: siete en español, una bilingüe y una en inglés.

De 1963 al 2001, la arquidiócesis de Oklahoma City patrocinó y proveyó personal para la parroquia de Santiago Atitlán, en Guatemala. En 1981, el sacerdote de Oklahoma, Stanley Rother, fue martirizado allá, al igual que muchos de sus catequistas y feligreses, durante la década de los 80s. En el 2001, la parroquia fue devuelta a la atención de la diócesis local de Sololá, pero la gente católica de Oklahoma a la fecha continúa proporcionando asistencia de diversos tipos a esa parroquia guatemalteca.

La causa de canonización del padre Rother fue inaugurada oficialmente en septiembre del 2007, con el padre Taylor encabezando los esfuerzos de la causa como el delegado episcopal para el proceso. En dicha capacidad él ha entrevistado a muchos de las personas aún vivas que atestiguaron personalmente el martirio del padre Rother y/o su virtud heroica.

El Papa Benedicto XVI nombró obispo a Taylor y lo designó como el séptimo obispo de la diócesis de Little Rock, el 10 de abril de 2008. Fue ordenado obispo en el centro de convenciones “Old Statehouse” (Antigua Casa de Gobierno) de Little Rock, el 5 de junio de 2008. El arzobispo Eusebio J. Beltrán de Oklahoma City fue el consagrante principal. Los obispos J. Peter Sartain de Joliet, Illinois, y Edward Slattery de Tulsa, Oklahoma, fueron los co-consagrantes de la ceremonia.

El obispo Taylor se convirtió en uno de los primeros obispos católicos estadounidenses que se unieron a Facebook, el popular sitio de conexiones sociales por internet. Así pues, por medio de Facebook, él empezó a publicar sus homilías y discursos y a aceptar solicitudes de amistad procedentes de todo el mundo. Ya para el 5 de junio del 2012, él tenía 8,453 amigos y seguidores.

También en junio de 2008, el obispo aceptó 50 hombres para comenzar la formación diaconal, lo cual constituye la clase más grande en toda la historia de la diócesis. El grupo se dividió en una clase de habla hispana y otra de habla inglesa. Esta era la sexta clase de Formación del Diaconado desde que se reinstauró dicha clase en el estado en el año de 1977, y la primera clase de su tipo en 10 años.

El obispo Taylor dedicó su primer edificio eclesiástico cuando consagró la iglesia en San Marcos, en la ciudad de Monticello, en el 2008.

En el 2009, el obispo habló en contra de la ley anti-inmigrante y a favor de la reforma de salud. También durante ese año reorganizó los decanatos de la diócesis, inició un proceso de planificación pastoral, estableció una colección especial para los seminaristas diocesanos, y envió a varios sacerdotes a aprender español a México y a Guatemala. Él mismo viajó a Sudamérica por primera vez.

El 22 de mayo de 2010, el obispo Taylor presidió la mayor ordenación sacerdotal en la diócesis de Little Rock en 44 años. Ese día, ordenó a cuatro hombres para el sacerdocio en la Iglesia Cristo Rey, de Little Rock. Más tarde, el 17 de julio de 2010, ordenó a otro en la abadía de Subiaco, para un total de cinco en un año, algo que no había ocurrido en más de dos décadas.

 

El Documental

“El Evangelio sin Fronteras” es el título de un documental inter-denominacional que explora el tema de la inmigración desde una perspectiva basada en la fe. Dicho documental se estrenó en las pantallas por primera vez en agosto del 2011. El documental presenta una entrevista con el obispo Taylor y cuenta con escenas de la iglesia de San Pedro, en Pine Bluff.

Al mes siguiente (septiembre del 2011), el obispo Taylor lanzó “Abran sus corazones en Señal de Bienvenida”, una nueva iniciativa en la que identificó sus cuatro principales prioridades para la diócesis de Little Rock del presente hasta marzo del 2013. Estas prioridades incluyen: 1) Dar la bienvenida y acoger la traducción al inglés del Nuevo Misal Romano, 2) Dar la bienvenida y acoger la planificación natural de la familia para todas las parejas en edad de procrear; 3) Acoger con beneplácito a los recién llegados, lo cual incluye a todos aquellos que se unan a la Iglesia, así como también a los inmigrantes, a los jóvenes y a los jubilados que acaban de llegar al estado de Arkansas, y a los que han abandonado la Iglesia y quieren volver, 4) Acoger con beneplácito el llamado del Señor en tu vida, incluyendo una posible llamada al sacerdocio..

Como parte de esa iniciativa, el obispo comenzó a exigir a los novios en edad de procrear a que asistan a clases de planificación natural de la familia, como parte de su preparación matrimonial para casarse en la diócesis después del 1 de Enero del 2012. En marzo del 2012, el obispo hizo su primera visita “ad limina” al Vaticano. Durante ese viaje de seis días el obispo Taylor se reunió con el papa Benedicto XVI y los funcionarios del Vaticano para discutir una amplia gama de asuntos pastorales.

*NOTA DEL EDITOR MICHEL LEIDERMANN:

El obispo Taylor fue criticado por algunos de sus feligreses anglosajones porque desde su llegada a Arkansas ha defendido a los inmigrantes indocumentados y ampliado las misas en español. Además ha enviado a diez sacerdotes a México para estudiar español y servir mejor a la comunidad latina. Esas manifestaciones se han calmado ahora y hasta en la iglesia Cristo Rey en West Little Rock, están pidiendo que la misa bilingüe de los domingos a las 12:15 pm, se convierta en una, sólo en español. Nelson de Villiers de esa iglesia enseña español a los feligreses que cada año viajan en una misión a ciudad Trujillo en Honduras y que van a esa misa preparándose mejor para hablar español.

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /