La Patrona
Por Rafael Nuñez
8146A.jpg

Por Rafael Núñez

n Cuando uno por primera vez conoce a, y conversa con, la señora Coty Bello Villegas fuera del ruedo del lienzo charro, uno se lleva la impresión de que es una mujer muy normal, bastante centrada y educada, pero a la vez muy amable, cortés, amigable, de sonrisa fácil, y muy, pero muy sencilla y natural. Se nota de inmediato que ella es una persona que no tiene nada de pretenciosa. Y es precisamente por ser tan agradable, con esa gran cortesía y amabilidad, con su gran don conciliador en la conversación, y su suave, casi susurrante tono de voz, que uno se pregunta: ¿cómo es posible que esta señora, tan afable y tan gentil, sea una gran entrenadora de escaramuzas charras?

Pero ya dentro del ruedo, Coty se transforma en una persona muy diferente. Y es que ya en su entorno natural, que es el lienzo charro, Coty Bello Villegas se vuelve una verdadera maestra de la charrería. Ella es una de las instructoras de este deporte más conocidas, conocedoras y carismáticas dentro del mundo de la charrería mexicana. Reconocida tanto en México como en Estados Unidos, ella es, hoy por hoy, tal vez la mejor instructora de escaramuzas charras en el mundo.

Y es que ya dentro del ruedo, Coty se transforma, de lleno, en “La Patrona”, la única y auténtica “Jefa entre las Jefas”.

Dicen los que saben, que los verdaderos grandes maestros ‘enseñan con todo’, y este es realmente el caso de Coty: ella instruye y enseña a sus alumnas con cada una de sus indicaciones y órdenes. Con cada uno de sus ademanes y sus movimientos de brazos y manos. Y debido a su gran experiencia, todos sus pasos y movimientos dentro del ruedo son cabales y exactos. Y algo que se detecta muy rápido cuando uno la observa dentro del ruedo, es que, precisamente debido a su gran experiencia, su confianza en sí misma es absoluta, pero a la vez, también, que lo hace parecer como lo más natural del mundo. Es como si todo su ser emanara esa gran confianza en sí misma: el timbre de su voz es claro, sonoro y diáfano. Sus instrucciones y tonos de voz son exactamente los que se requieren en el momento preciso. No hay nada superfluo. No hay frases huecas, ni clichés, ni discursos ya muy gastados. No hay indicaciones vacías o inocuas. Todo lo que ella hace dentro del ruedo tiene un significado. Incluso hasta se da, de vez en cuando, el tiempo de bromear con sus alumnas. Pero incluso esas bromas tienen su razón de ser, ya que de alguna manera sirven para aliviar la presión del momento. Todas las distintas fases de sus sesiones de entrenamiento, y el orden cronológico de esas fases, son parte del plan, que a la vez es el resultado de su esmero y su disciplina inquebrantable.

 

Su Tiempo al Frente del Grupo de Escaramuza Charra “Rosa Diamante”

Coty vino por primera vez al lienzo charro “La Rosita”, ubicado en las inmediaciones de la ciudad de Conway, a mediados de diciembre próximo pasado, con la misión específica de empezar a entrenar al grupo de escaramuzas “Rosa Diamante”. Su segunda sesión (que por lo regular empieza un viernes por la tarde y continúa todo el día del sábado y todo el día el domingo) se llevó a cabo el viernes 22, el sábado 23 y el domingo 24 de febrero. Dos de las integrantes de “Rosa Diamante”, Marcela Medina (presidenta del grupo), y Sandra Castañón, comentaron al respecto:

Marcela: “Coty Bello Villegas tiene una gran y muy larga trayectoria. Ella es una persona muy entregada a su trabajo y es, indudablemente, una de las mejores instructoras en el medio [de las escaramuzas charras]. Definitivamente es una mujer con muchos conocimientos sobre la escaramuza. Muy disciplinada. Es una gran maestra. Cuando ella está dentro del ruedo, es la patrona. Nuestra idea, dentro del grupo “Rosa Diamante”, es que cada mes ella venga a entrenarnos un fin de semana, y luego dejará instrucciones a un entrenador local para que dé seguimiento a todo lo que ella nos va enseñando en cada sesión. La verdad es que para nosotras fue una gran suerte encontrarla, y ahora lo más importante es seguir con ella para que continúe compartiendo con nosotras todos sus conocimientos”. Marcela informó que actualmente “Rosa Diamante” cuenta con 8 integrantes, “lo cual da justamente el número que se necesita para las competencias. Pero el grupo puede dar exhibiciones con hasta 16 integrantes”.

Sandra: “La señora Coty tiene muchísimos conocimientos sobre todo lo que abarca la escaramuza charra, y una larga experiencia como instructora. Ella dentro del ruedo es firme, y es una perfeccionista que prefiere repetir y repetir un movimiento y no, en cambio, dejarlo a medias. Eso nos ha servido de mucho, y yo en lo personal siento un enorme agradecimiento hacia su persona por todo lo que ella nos ha enseñado”.

 

La Historia Entre Caballos de Coty Bello Villegas

Coty dice que ella no recuerda un tiempo en su vida en que no andaba a caballo, ya que su padre, desde que era bebita, solía diariamente montarla a caballo, por lo menos un ratito, y él deteniéndola, por supuesto. Por medio de narraciones de sus familiares que ella ha escuchado desde su infancia, Coty se enteró de que cuando tenía apenas 10 meses de nacida, una vez se le cayó del caballo a su papá, “dándole a él un gran susto que casi le provocó un infarto cardiaco”.

De hecho, la historia de Coty Bello Villegas es la historia de una mujer nacida en el seno de una familia entregada por completo a los caballos. Amazona de corazón y dedicada desde siempre a este deporte, ella es una dama a la que por su experiencia las autoridades del deporte de la charrería en México le otorgaron el título de Coordinadora Regional y Delegada Estatal de Escaramuzas en Tamaulipas, además de ser juez a nivel México y Estados Unidos; un cargo que muy, pero muy pocas personas tienen el honor –y la capacidad– de poder ostentar.

Su trayectoria dentro de la charrería le ha valido ser galardonada, por la Federación Mexicana de Charros, con la Rosa de Plata, que es, ni más ni menos, el máximo galardón dentro de la charrería a nivel nacional.

A ella se debe también la creación del reglamento infantil charro, aún vigente, mientras que su grupo de ‘amazonas’ (o sea, ‘su grupo de escaramuza charra’) es el quinto en importancia dentro de la República Mexicana. Pasó su infancia montando, arreando y bañando a 10 caballos, y ella recuerda que siempre andaba al lado de su padre, quien le heredó esta tradición. En las propias palabras de Coty, durante su infancia “primero estaban los caballos, luego los caballos y al final los caballos”.

Su padre es Jorge Bello López, ingeniero militar de carrera, y su madre es doña Coty Villegas de Bello, mujer dedicada al hogar y a su familia. Coty es la hija mayor de su familia, y tiene una hermana, Gloria, y dos hermanos, Jorge y Sergio.

Su infancia la vivió en un lienzo y su casa era una manzana entera, conocida como “La Quinta del Olvido” una propiedad cuyos antiguos dueños pusieron en venta y que su abuelo compró.

De joven, su vida transcurrió en el rancho, y antes de irse a la escuela, cuando era niña, diariamente era obligatorio dar un paseo a caballo, siempre acompañada de su padre. Todos los días se levantaba rayando el sol, antes de las 6 de la mañana, porque ya para las 7 tenía que estar en la escuela. Por la tarde, al regresar de la escuela, su vida volvía a ser la misma: montar a caballo haciendo escaramuzas, entregándose en cuerpo y alma. Para las 10 de la noche tenía que estar dormida, habiendo cumplido ya con todos los menesteres de la escuela y la casa. Su padre fue quien le enseñó a montar. Sin embargo, fue “Popo” Fernández, entrenador profesional y un charro completo, quien la dirigió y le enseñó a posesionarse del animal con ejercicios. Así fue como aprendió a dominar los movimientos de su cuerpo, sus piernas, y sus hombros, arriba del caballo, ya fuera sentada, de pie, trotando, cabalgando, a pelo o con montura.

 

LA ROSA DE PLATA

Con el lema de que “No se cae sólo el que no se sube”, empezó a dar clases en 1980 para enseñar todo lo que en su vida aprendió como amazona al lado de su padre. A partir de entonces sus pupilas fueron destacando en diversos campeonatos, siendo esto un gran orgullo para ella.

En 1989 se redactó el primer reglamento oficial de escaramuza charra infantil y en 1992 y 1993 una empresa cigarrera y otra cervecera de Monterrey solicitan sus servicios para instruir a las escaramuzas de esa tierra, haciéndolas campeonas nacionales en 1995. Ese mismo año creó una división especial dentro de la charrería: la Selección Infantil de Charros.

Coty Bello Villegas pertenece a la Asociación de Charros “General Pedro José Méndez”, de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Obtuvo muchos primeros lugares en Saltillo, Jalisco, y Nuevo León, y la Federación Nacional de Charros le otorgó la Rosa de Plata, máximo galardón dentro de la charrería mexicana.

Hoy en día, a sus 59 años y viviendo en plenitud su profesión como instructora y con un enorme gusto por la vida, Coty comenta que hay que tomar la vida con humor, tranquilidad y filosofía, “y sobre todo, con una gran, gran sonrisa, ya que nuestra existencia y este hermoso mundo son dos cosas realmente maravillosas, y debemos estar siempre agradecidos con todos los detalles maravillosos que llenan nuestras vidas”.

A través de los años, sus grupos de escaramuzas se han presentado en Estados Unidos, en ciudades como Houston, Dallas, San Antonio, Austin y Del Río, Texas. En 1980 empezó con apenas dos grupos, y hoy en día numeran más de 20 grupos suyos los que destacan en cada temporada. Incluso, en el estado de Oregón, también hizo charrería en la nieve, porque así le gustaba a sus alumnas.

 

Su Vida Familiar

Coty Bello Villegas tiene tres hijos: Kotty Mayela, José Antonio, y Ana Karen. Todos profesionistas, y su hija menor quiere seguir los pasos de su madre. También es una abuela joven, y sus nietos son Kotty Mayela, de 15 años; Eliud, de 10; y Ana José de 8.

Al respecto, Coty comentó: “Como que a Dios se le pasó la mano con tanta felicidad. Tengo la familia que siempre soñé tener. Mi familia me ha dado demasiada felicidad y muchas satisfacciones”, agregó.

Por otro lado, le agradece a Dios también poder seguir montando a su edad, pues eso la alienta a continuar adelante. Ha logrado todo lo que ha querido, y sólo le quedaría por hacer un pequeño papel en una película. “¡Y eso sólo para que se me quite la tentación!”, dice sonriendo.

A sus 59 años, Coty sigue montando a caballo, y cuando lo hace dice sentirse joven otra vez; y todos los días agradece a Dios la gracia concedida de poder seguir haciendo lo que siempre le ha gustado.

Si desea más información sobre el grupo de escaramuzas “Rosa Diamante”, llame a:

Marcela Medina al (501)563-8011 o a Sandra Castañón al (501) 744-0535

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /