¿Que aspectos de su niñez le gustaría que sus hijos también experimentaran?

Laura Ortega, mexicana, ama de casa/mantenimiento, Little Rock

No me gustaría que mis hijos vivieran lo que yo viví durante mi infancia, ya que desde que tengo memoria, yo siempre tuve que trabajar en el campo, tanto por la mañana, antes de la escuela, como por la tarde, después de la escuela. Recuerdo que nos levantaban a las 4 de la mañana, y mis hermanos y yo trabajábamos hasta las 7 a.m., y luego regresábamos a la casa a cambiarnos de ropa y desayunar algo para irnos a la escuela, ya que entrábamos a las 8. La salida era a la 1:30 p.m., y regresábamos a casa para de nuevo irnos a trabajar hasta que oscurecía. Esa era mi vida, día tras día, durante mi infancia. Así pues, no quiero que mis hijos tengan que pasar por algo similar, y gracias a Dios, y a todos nuestros esfuerzos, lo estamos logrando.

Lourdes Sánchez, mexicana, empleada de tienda, Little Rock

Me gustaría que mis hijos pudieran experimentar la libertad que yo tenía de niña allá en mi tierra, que es Cuautla, Morelos. Sobre todo en el sentido de que yo podía, sin temor alguno, andar explorando y jugando por toda la colonia donde vivía, donde residían muchos de mis familiares. En cambio aquí, mis tres hijos no tienen ese grado de libertad. Se la pasan encerrados en casa, jugando videojuegos, ya que aquí no tenemos muchos familiares con los cuales ellos pueden convivir. !Qué diferencia a mi infancia allá en México!

Valentín Herrera, mexicano, contratista de construcción, Hot Springs

Me gustaría que mis nietos aquí, pudieran experimentar lo bonito que se pone el ambiente allá en mi tierra, que es México, D.F., durante el tiempo de las posadas. Es una gran tradición, muy hermosa, que allá empieza desde mediados de diciembre, y yo durante toda mi niñez, disfrutaba muchísimo esa temporada. Lo que no me gustaría que ellos experimentaran es la dureza de trato, y los golpes, que mis hermanos y yo sufrimos a manos de mi padre. Desde que me acuerdo, y hasta aproximadamente los 14 años, él nos daba unas “cueradeas” muy duras, por lo menos dos o tres veces por semana. Por otro lado, estoy consciente de que muchas veces venimos para EE.UU. y nos olvidamos de nuestros padres, y especialmente de nuestras madres. Eso está mal, ya que allá en México hay muchas madres, ya mayores, que están completamente abandonadas.

Antonio Pineda, salvadoreño, construcción, Little Rock

Yo quiero que mis hijos tengan una infancia feliz, no como la mía, que fue muy dura, ya que mi familia era muy pobre y yo tuve que abandonar la escuela y empezar a trabajar a los 10 años de edad, para ayudar a sostener a la familia, pizcando algodón, deshierbando cultivos, etc. Así pues, a los 10 años tuve que empezar a devengar un salario, y los mayordomos y patrones me exigían igual que como a cualquier trabajador adulto. Fue muy duro y muy doloroso, pero ni modo, así tenía que ser la cosa para no dejar a mi familia desamparada. Porque me acuerdo de todo eso, y aún me duele y me da tristeza, hoy en día yo hago y haré todo lo posible, moveré mar y tierra, con tal de que mis hijos no sufran como yo sufrí durante mi niñez.

Alejandra Segovia, mexicana, pequeña empresaria, Little Rock

Yo no escatimaré ningún esfuerzo para evitar que mis nietos experimenten el grado de pobreza que yo sufrí de niña. Durante casi toda mi infancia, nadie me regaló un juguete, ni siquiera uno sólo. No fue sino hasta los 12 años que recibí mi primer juguete: una muñeca, muy pequeñita, y de segunda mano. En cambio ahora con frecuencia les compro juguetes y regalos a mis dos nietas --de 9 y 8 años-- y ellas han estado recibiendo regalos de mí desde que eran bebitas. Lo que quisiera que mis nietas experimentaran, es el gran ambiente festivo que se vive en México, y en especial en mi tierra, Veracruz, durante todas los días festivos a lo largo del año. Ojalá algún día las pueda llevar allá para que puedan sentir las grandes emociones que se viven allá durante todos y cada uno de los festivales y celebraciones.

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /