Carta abierta de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas con respecto al problema Imigratorio
Miércoles, 05 de Abril de 2006

Honorable Miembros del Senado de los Estados Unidos de América:

A nombre de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP), que agrupa a más de 300 periódicos en español de los Estados Unidos, expresamos respetuosamente nuestra opinión en el debate migratorio que se está efectuando en la actualidad.
Más de once millones de indocumentados, la mayoría de ellos procedentes de México y de Latinoamérica, viven en la actualidad en los Estados Unidos.
La presencia de estos trabajadores responde a dos causas fundamentales:
La primera es la precaria condición del mercado laboral en sus países de origen.
La segunda es la existencia de un mercado laboral en Estados Unidos que ha ofrecido empleos a estos inmigrantes indocumentados, a pesar de las restricciones impuestas por la Ley de Reforma de Inmigración de 1986.
Estos indocumentados han violado las leyes de inmigración norteamericanas, pero la realidad es que ninguna de las administraciones norteamericanas se tomó en serio la tarea de hacer cumplir las leyes de inmigración.
La inmensa mayoría de esos trabajadores indocumentados ya han echado raíces en los Estados Unidos, tienen hijos que son ciudadanos norteamericanos, han adquirido propiedades y forman parte esencial de esta economía. Muchos de ellos, de acuerdo a las últimas cifras del Censo relativas a la creación de pequeños negocios, son empresarios a pesar del clima hostil y responden a las necesidades de la economía norteamericana.
Por todas esas razones, es la posición de los miembros de la NAHP que:
a.- Es absolutamente necesario, para la seguridad del país, una reforma de inmigración que contenga cláusulas y previsiones que aseguren la entrada legal y ordenada de extranjeros a nuestro país, con las apropiaciones financieras necesarias para incrementar la tecnología y el personal del Departamento de Homeland Security.
b.- Incrementar el número de extranjeros a los cuales se les concede visas de empleo, de acuerdo a las necesidades económicas y laborales de los Estados Unidos, de manera que puedan satisfacerse las necesidades económicas de sectores como la agricultura, la construcción y los servicios, así como la competencia en el plano tecnológico.
c.- Establecer un programa de legalización que permita a los extranjeros indocumentados que se encuentran en la actualidad en el país y que no tengan antecedentes penales, el lograr la legalización, basada en principios realistas de integración a la sociedad norteamericana.
d.- Crear los mecanismos necesarios que aseguren la deportación inmediata de extranjeros que hayan cometido delitos en Estados Unidos.
Mientras que hay legisladores que han manifestado que ofrecer legalización a los indocumentados que se encuentran actualmente en el país sería algo así como “recompensar” a los violadores de las leyes de inmigración, la realidad es que precisamente la falta de voluntad política en el pasado para detener el flujo de inmigrantes ilegales, ha sido lo que trajo como consecuencia el ingreso de estos 11 millones de extranjeros de manera ilegal.
El criminalizar a estos indocumentados, como han propuesto algunos legisladores, sería irrealista y en detrimento de la economía de los Estados Unidos, pero aún más, iría en contra de nuestra historia humanista y justiciera.
La perspectiva de agentes gubernamentales sacando de su vivienda a familias completas, incluyendo a niños, para ser deportados, va en contra de todos los principios en los cuales se ha basado el espíritu de la democracia norteamericana.
Igualmente, no olvidemos que Rosa Parks y Martin Luther King, Thomas Jefferson, George Washington y otros líderes de los Estados Unidos, en su tiempo, violaron las leyes.
La mayoría inmensa de las empresas editoriales que forman parte de la NAHP, somos ciudadanos norteamericanos, votantes y contribuyentes, porque seleccionamos este país como nuestra nueva patria. Para nosotros, el interés de los Estados Unidos de América, está por encima de cualquier otra consideración.
Por ello creemos que nuestra opinión debe pesar en las decisiones que tomen los honorables congresistas.
Todos esos hombres y mujeres que se arriesgaron a cruzar el Río Bravo, o atravesaron océanos hacinados en embarcaciones de contrabandistas, desde México, o de China o del Medio Oriente, como antes los italianos, los ingleses, o los irlandeses del siglo XIX, se sintieron atraídos por el Sueño Americano. No se diferencian de los pioneros que conquistaron el Oeste, o los que combatieron en El Álamo.
Vinieron y se arriesgaron porque creyeron en nuestro país. En nuestro sistema. En nuestros propios sueños. La justicia y el humanismo no tienen que estar divorciados.
Que Dios les Bendiga y bendiga a los Estados Unidos de América.
Respetuosamente,
Lupita Colmenero
Presidente NAHP

NOTA: EL LATINO es socio activo de Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas y comparte plenamente sus puntos de vista sobre el tema de la reforma de las leyes de inmigración.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /