Reforma Migratoria: quizás, quizás, quizás…
Por Michel Leidermann

En el Senado comienza la búsqueda de votos para llegar a los mágicos 60 que garanticen la eventual aprobación de una reforma migratoria amplia cuando inicie el debate en el pleno la semana del 10 Junio.

Hay 53 votos demócratas y dos independientes que suelen votar con los demócratas.  Pero hay que restar unos cinco demócratas conservadores que quizá se opongan a la reforma, quedando 50. Pero sumando los cuatro senadores republicanos del “Grupo de Ocho”, habrían 54, y agregando entre 5 y 10 republicanos que podrían apoyarla, se superarían los 60 que se necesitan para aprobarla.

Si son más de 60 votos, mejor aún porque mientras más bipartidista sea el voto final, mayor presión sobre la Cámara Baja donde el panorama es más complicado. Ahí también hay un “Grupo de Ocho” Representantes bipartidistas negociando un proyecto de reforma migratoria amplia con lineamientos similares al Senado, pero más estricto.

Los republicanos de la Cámara Baja quieren presentar su propio proyecto y no aceptar el del Senado. Además, presidentes de los diversos comités con jurisdicción sobre el asunto, quieren proyectos individuales y no un plan amplio.

Y entre los demócratas hay diferencias de estrategia. Algunos preferirían que la Cámara Baja considere el proyecto del Senado. 

Y aunque tantas diferencias pronostican agitación, los proyectos de reforma que aprueben el Senado y la Cámara Baja, tienen que ser conciliadas por un comité de legisladores de ambas cámaras encargados de limar diferencias para arribar a una propuesta común que avalen las dos cámaras antes de que se convierta en ley.

Pero hay un historial que no debemos ignorar.

Cuando Obama ganó la presidencia en 2008 prometiendo una reforma migratoria, los demócratas controlaban ambas Cámaras del Congreso y ni eso logró avanzar la reforma porque otros asuntos ganaron prioridad, entre esos, las reformas fiscales para lidiar con la crisis económica, y la reforma sanitaria (Obamacare) que gastó el capital político del presidente de los primeros dos años de su administración, porque los dos siguientes se dedicaron a tratar de garantizar la continuidad de su partido en la Casa Blanca.

También la administración decidió que ese primer término no debía considerar la reforma migratoria, porque podría arriesgar mantener la mayoría en la Cámara de Representantes que los demócratas alcanzaron en 2006 con el triunfo de demócratas moderados en distritos de inclinación republicana no necesariamente simpatizantes de una reforma migratoria. Pero los demócratas perdieron su  mayoría en la Cámara Baja en las elecciones de 2010, sin siquiera haber tocado el tema migratorio.

Los votantes latinos que apoyan la reforma migratoria, esperan que ambos partidos colaboren en una solución. Y esperan más de los demócratas que son quienes han prometido esa reforma y quienes han señalado la falta de apoyo republicano como la razón central para que no se haya concretado. 

Quizás, quizás, quizás…

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /