Afro-americanos inquietos con legalización de latinos
838A.jpg
Mientras el Congreso lidia con la reforma inmigratoria, muchos afro-americanos se preocupan de que al haber más trabajadores indocumentados, se dificulte la posibilidad de ganarse la vida decentemente e impidan zanjar las persistentes brechas económicas entre negros y blancos.
Los recién llegados dificultan el progreso de los negros. “Nos están relegando”, se quejan algunos afro-americanos. “Es una concepción errónea eso de que desempeñan tareas que no queremos. Si uno le ofrece a la gente un buen empleo, lo tomará” dicen.
Mientras cientos de miles de inmigrantes latinos y sus partidarios protestaron en las últimas semanas, los líderes negros más prominentes de la nación no los acompañaron.
Tanto negros como latinos deben combatir los mismos prejuicios raciales, y a menudo hacen frente común en asuntos sociales y políticos. Pero también con frecuencia disienten en la cuestión inmigratoria.
Poco después de Katrina, el predicador y activista Jesse Jackson y los presidentes de las asociaciones NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color) y National Urban League, se quejaron públicamente de que los trabajadores latinos parecían tener mayor acceso que los negros a las tareas de reconstrucción en Nueva Orleáns.
Aunque muchos negros temen una fuerte corriente inmigratoria, los verdaderos obstáculos al progreso son la discriminación, las escuelas mediocres y la escasez de buenos empleos.
La mayoría de las protestas de los indocumentados latinos se centraron en un proyecto aprobado en diciembre por la Cámara de Representantes (HB 4437), que declaraba un crimen la inmigración ilegal.
Los expertos en inmigración disienten severamente en si los inmigrantes recién llegados ayudarán o perjudicarán a los trabajadores negros, pero prácticamente hay consenso de que los inmigrantes no especializados, deprimen los salarios para todos los trabajadores estadounidenses que no terminaron los estudios secundarios.
Mas del 20% de los negros han desertado de la escuela secundaria, indica el Censo del 2005, y esa cifra se duplica para los latinos. Según algunos, esto demuestra que los negros probablemente no competirán con los inmigrantes latinos por los empleos y que los dos grupos pueden ser aliados.
“El mexicano que llegó el mes pasado suele estar en competencia más directa con un mexicano que ha estado aquí cinco años que con un afro-americano nacido aquí”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, que promueve facilitar la inmigración legal.
De todos modos, muchos negros se sienten amenazados, afirmó Earl Ofari Hutchinson, un escritor y activista negro de Los Angeles. “Los líderes de los derechos humanos dicen que estamos todos unidos, pero la persona negra promedio, se resiente mucho de que este grupo de latinos llegue a los EUA y prácticamente quede en control”, explicó.
Como ejemplo se cita que casi la mitad de los residentes de Los Angeles, son latinos, muchos de ellos nacidos en México y Centroamérica. Aproximadamente uno de cada diez es negro. A medida que crece el número e influencia de la comunidad latina, los barrios que han tenido mayoría negra desde hace muchos años se han vuelto latinos. El año pasado fue elegido un alcalde mexicano-estadounidense pero en los últimos meses han estallado violentas batallas entre negros y latinos en prisiones y en escuelas.
No todo es siempre color de rosa, pero a la larga las comunidades se darán cuenta de que es mejor trabajar juntas. Si los inmigrantes están aquí trabajando, deben recibir la oportunidad de quedarse. Los afro-americanos, no pueden tener el valor moral para pedir que los manden de vuelta.
El presente movimiento por los derechos de los inmigrantes y las multitudinarias marchas han creado una corriente de tensión entre algunos afroamericanos, que ven con nerviosismo cómo los inmigrantes ganan espacios y ocupan empleos que antes ellos realizaban.
“Muchos afroamericanos están resentidos con este movimiento, porque sienten que la lucha de ellos, que ha durado tanto, ha sido suplantada por la lucha en favor de los inmigrantes”, señala Hutchinson, que dice haber sido duramente criticado por algunos en su comunidad por comparar el movimiento pro inmigrante con el de los derechos civiles de los negros en los años 60.
“En las zonas pobres es donde se ven las mayores tensiones. Más que tensión, hay violencia directamente. Los afroamericanos de estas zonas son los que más se han visto afectados por la llegada masiva de inmigrantes, no sólo latinos, sino asiáticos también”.
Otros afroamericanos, sin embargo, demuestran una actitud tolerante y comprensiva hacia los inmigrantes latinos. En 1994, en medio de una divisiva elección sobre la famosa Proposición 187, que fue aprobada por la mayoría de los votantes de California con la intención de negar servicios de educación y salud para los inmigrantes indocumentados, la comunidad afroamericana votante se unió a la anglosajona, para favorecer la medida, frente a la oposición tajante de los latinos a la misma.
Edición de esta semana
CENTRO “SEIS PUENTES” SE ASOCIA A LA CÁMARA DE COMERCIO DE NORTH LITTLE ROCK 
En una simbólica ceremonia el jueves 28 de junio, el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes de North Little Rock se asoció oficialmente a la Cámara de Comercio de la misma ciudad.   / ver más /
EL LATINO acaba de recibir una queja de una madre de un alumno de ultimo año de la Escuela Secundaria Mills University Studies en el distrito escolar especial del condado de Pulaski, porque en la transcripción de calificaciones del Departamento de Educación de Arkansas donde se ve que tomó 8 clases, (este año escolar solo tomaban 7) y en la clase extra (orquesta) le asignaron una calificación F.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
EL PAÍS DA UN INÉDITO GIRO A LA IZQUIERDA CON LOS CONOCIDOS DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES.   / ver más /