El PARTIDO DE LA SEMANA
Gladiadores vs. Firpo
Por Rafael Nuñez

 

Otter Creek Park, Domingo 13 de octubre, 10 a.m., Campo #2 -- Partido de la fecha 8 de la Primera División de la Liga MexArk que enfrentaba al Gladiadores, dirigido por Edgardo Hernández, contra el Firpo, comandado por Miguel Ángel Morales. Ambos equipos llegaban a este encuentro con récords similares, ya que mientras Gladiadores llegaba con 2 partidos ganados y 5 perdidos, el Firpo arribaba con 1 ganado, 1 empatado y 5 perdidos.
Desde el primer minuto este duelo fue de ida y vuelta, y por tanto las llegadas a última línea eran frecuentes y emotivas. Pero al paso de los minutos, se empezó a poner de manifiesto que mientras el Firpo se mostraba un poco “chato” ofensivamente hablando, ya que sus ataques casi nunca terminaban en un centro o tiro a gol, el Gladiadores, en cambio, se mostraba incisivo, “puntiagudo” y muy peligroso al frente.
Así, al minuto 35, Carlos Landín ( #6) de Gladiadores abrió el marcador con un gol que culminó una serie de pases certeros entre los integrantes de la línea ofensiva que fueron “tejiendo la red” hasta introducirse al área grande rival y ceder un pase a Landín, quien tiró razo y fuerte para vencer al portero del Firpo, quien nada pudo hacer para evitar la anotación. Landín es un delantero que se desplaza bien por el centro del terreno al igual que por cualquiera de las dos bandas, e incluso no es raro verlo ayudando en labores defensivas en media cancha y hasta cerca de su portería.
Durante este primer tiempo el Firpo intentaba seguirle jugando al tú-por-tú al Gladiadores, pero la verdad es que se notaba que no podía competir en velocidad con los jugadores del Gladiadores. Y así, con el marcador 1 a 0, concluyó el primer lapso.
Al comenzar el segundo tiempo, se notó de inmediato que el juego sólo iba a dar “más de lo mismo” que se vio durante toda la primera mitad. Así llegó el minuto 8 cuando Juan Carlos Peña (#19) de Gladiadores anotó el 2 a 0 mediante una jugada que casi, casi fue una calca del primer gol. De hecho todos los goles del Gladiadores a lo largo de este encuentro fueron casi idénticos: una serie de pases cortos que iniciaban en media cancha, y que culminaban en uno de sus jugadores rematando dentro del área para dejar al portero rival “quietecito”, sin poder hacer nada para evitarlos.
Pero después del 2 a 0, cuando promediaba el minuto 20, sucedió algo diferente, y que merece mención aparte: el portero del Gladiadores, Flavio Azpeitia, tuvo que realizar un lance espectacular para salvar su meta cuando un delantero del Firpo remató a bocajarro, ya dentro del área chica, y cuando ya todo mundo coreaba el gol. De hecho, Azpeitia tuvo que recorrer a gran velocidad todo lo ancho de su portería, desde el primer poste al segundo, para evitar la caída de su arco mediante una larga estirada de pierna derecha para así poder bloquear el disparo en la mismísima raya de gol. Si el Firpo hubiera anotado este gol, quién sabe que hubiese pasado después.
Así pues, bien por Azpeitia, un portero sólido y sobrio, que no fue requerido mucho a lo largo de este encuentro, pero que cuando lo fue, respondió de manera sobresaliente y atinada.
Y luego ocurrió lo que muy a menudo sucede después de que se le niega un gol a un equipo, ya que sólo un minuto después, al 21, vino el 3 a 0 a favor de Gladiadores cuando Juan Carlos Peña (#19) anotó el tercer gol, y el segundo en su cuenta personal, con un remate de derecha potente y certero dentro del área grande.
Después de esta anotación, el Firpo empezó a bajar los brazos, y como sucede frecuentemente, su cuadro empezó a partirse en dos.
Ante esta caída anímica obvia del cuadro rival, el Gladiadores se abalanzó sobre la meta del Firpo, y así, al llegar el minuto 27, José Luis Reyes (#7) del Gladiadores, se encargó de “dar la puntilla” al Firpo anotando el cuarto gol.
Después de esto, el cuadro gladiador siguió atacando la meta firpense hasta que terminó el partido, pero la verdad es que tanto sus jugadores como los rivales sabían que este encuentro ya estaba definido, y por lo mismo, ya después del minuto 30, como que las jugadas y el accionar en general del partido ya no tuvieron la misma intensidad ni urgencia.
El que esto escribe tiene que destacar, una vez más, algo que se ha dicho antes pero que amerita repetirse: la verticalidad y velocidad ofensiva del Gladiadores es una de sus más grandes virtudes, así como también lo es la gran “garra” y pundonor que toda su línea defensiva casi siempre muestra. O sea que esta defensa nunca se “arruga” y siempre deja muy en claro que si por “agallas” fuera, jamás perdería un encuentro, ya que la defensa gladiadora tiene las mismas muy bien puestas.
Mención aparte merece también el jugador #9 del cuadro gladiador, el famoso “Honduras”, quien hace la función de mediocampista. Él es un jugador distinto, muy técnico y muy buen distribuidor de bola, y a leguas se nota que es un jugador “pensante; pero a la vez es muy fuerte, y su estatura y su físico en general están por encima del promedio. Y toda esa combinación de cualidades futbolísticas son algo que muy pocas veces se ve en un sólo jugador.
Así pues, bien por el Gladiadores y por su director técnico Edgardo Hernández: Enhorabuena!
Y una observación final: hay que decir que el Firpo no es mal equipo, pero la verdad es que, al menos en este partido, fue superado muy claramente por el Gladiadores.
Marcador final: Gladiadores 4, Firpo 0.

Otter Creek Park, Domingo 13 de octubre, 10 a.m., Campo #2 -- Partido de la fecha 8 de la Primera División de la Liga MexArk que enfrentaba al Gladiadores, dirigido por Edgardo Hernández, contra el Firpo, comandado por Miguel Ángel Morales. Ambos equipos llegaban a este encuentro con récords similares, ya que mientras Gladiadores llegaba con 2 partidos ganados y 5 perdidos, el Firpo arribaba con 1 ganado, 1 empatado y 5 perdidos.

Desde el primer minuto este duelo fue de ida y vuelta, y por tanto las llegadas a última línea eran frecuentes y emotivas. Pero al paso de los minutos, se empezó a poner de manifiesto que mientras el Firpo se mostraba un poco “chato” ofensivamente hablando, ya que sus ataques casi nunca terminaban en un centro o tiro a gol, el Gladiadores, en cambio, se mostraba incisivo, “puntiagudo” y muy peligroso al frente.

Así, al minuto 35, Carlos Landín ( #6) de Gladiadores abrió el marcador con un gol que culminó una serie de pases certeros entre los integrantes de la línea ofensiva que fueron “tejiendo la red” hasta introducirse al área grande rival y ceder un pase a Landín, quien tiró razo y fuerte para vencer al portero del Firpo, quien nada pudo hacer para evitar la anotación. Landín es un delantero que se desplaza bien por el centro del terreno al igual que por cualquiera de las dos bandas, e incluso no es raro verlo ayudando en labores defensivas en media cancha y hasta cerca de su portería.

Durante este primer tiempo el Firpo intentaba seguirle jugando al tú-por-tú al Gladiadores, pero la verdad es que se notaba que no podía competir en velocidad con los jugadores del Gladiadores. Y así, con el marcador 1 a 0, concluyó el primer lapso.

Al comenzar el segundo tiempo, se notó de inmediato que el juego sólo iba a dar “más de lo mismo” que se vio durante toda la primera mitad. Así llegó el minuto 8 cuando Juan Carlos Peña (#19) de Gladiadores anotó el 2 a 0 mediante una jugada que casi, casi fue una calca del primer gol. De hecho todos los goles del Gladiadores a lo largo de este encuentro fueron casi idénticos: una serie de pases cortos que iniciaban en media cancha, y que culminaban en uno de sus jugadores rematando dentro del área para dejar al portero rival “quietecito”, sin poder hacer nada para evitarlos.

Pero después del 2 a 0, cuando promediaba el minuto 20, sucedió algo diferente, y que merece mención aparte: el portero del Gladiadores, Flavio Azpeitia, tuvo que realizar un lance espectacular para salvar su meta cuando un delantero del Firpo remató a bocajarro, ya dentro del área chica, y cuando ya todo mundo coreaba el gol. De hecho, Azpeitia tuvo que recorrer a gran velocidad todo lo ancho de su portería, desde el primer poste al segundo, para evitar la caída de su arco mediante una larga estirada de pierna derecha para así poder bloquear el disparo en la mismísima raya de gol. Si el Firpo hubiera anotado este gol, quién sabe que hubiese pasado después.

Así pues, bien por Azpeitia, un portero sólido y sobrio, que no fue requerido mucho a lo largo de este encuentro, pero que cuando lo fue, respondió de manera sobresaliente y atinada.

Y luego ocurrió lo que muy a menudo sucede después de que se le niega un gol a un equipo, ya que sólo un minuto después, al 21, vino el 3 a 0 a favor de Gladiadores cuando Juan Carlos Peña (#19) anotó el tercer gol, y el segundo en su cuenta personal, con un remate de derecha potente y certero dentro del área grande.

Después de esta anotación, el Firpo empezó a bajar los brazos, y como sucede frecuentemente, su cuadro empezó a partirse en dos.

Ante esta caída anímica obvia del cuadro rival, el Gladiadores se abalanzó sobre la meta del Firpo, y así, al llegar el minuto 27, José Luis Reyes (#7) del Gladiadores, se encargó de “dar la puntilla” al Firpo anotando el cuarto gol.

Después de esto, el cuadro gladiador siguió atacando la meta firpense hasta que terminó el partido, pero la verdad es que tanto sus jugadores como los rivales sabían que este encuentro ya estaba definido, y por lo mismo, ya después del minuto 30, como que las jugadas y el accionar en general del partido ya no tuvieron la misma intensidad ni urgencia.

El que esto escribe tiene que destacar, una vez más, algo que se ha dicho antes pero que amerita repetirse: la verticalidad y velocidad ofensiva del Gladiadores es una de sus más grandes virtudes, así como también lo es la gran “garra” y pundonor que toda su línea defensiva casi siempre muestra. O sea que esta defensa nunca se “arruga” y siempre deja muy en claro que si por “agallas” fuera, jamás perdería un encuentro, ya que la defensa gladiadora tiene las mismas muy bien puestas.

Mención aparte merece también el jugador #9 del cuadro gladiador, el famoso “Honduras”, quien hace la función de mediocampista. Él es un jugador distinto, muy técnico y muy buen distribuidor de bola, y a leguas se nota que es un jugador “pensante; pero a la vez es muy fuerte, y su estatura y su físico en general están por encima del promedio. Y toda esa combinación de cualidades futbolísticas son algo que muy pocas veces se ve en un sólo jugador.

Así pues, bien por el Gladiadores y por su director técnico Edgardo Hernández: Enhorabuena!

Y una observación final: hay que decir que el Firpo no es mal equipo, pero la verdad es que, al menos en este partido, fue superado muy claramente por el Gladiadores.

Marcador final: Gladiadores 4, Firpo 0.

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /