Su Derecho a Permanecer Callado
Por Freddy Rubio, abogado (866.387.4082 o frubio@rubiofirm.com)
8835A.jpg

La quinta enmienda de la constitución de los Estados Unidos dice que a “nadie se le forzará a declarar en su contra.”  Este derecho constitucional, se le extiende a toda persona sin importar su estatus de inmigración. Comúnmente este derecho es ignorado por personas que son interrogadas por la policía. A continuación explicaré las consecuencias de hablar con la policía cuando ellos están investigando un crimen y como actuar en caso que la policía le haga preguntas.

En casos penales, cuando la policía le hace preguntas, tenga en cuenta que todo lo que usted dice se usará en su contra. Cuando policías hacen preguntas relacionadas a una investigación es porque ellos no tienen suficiente evidencia para arrestarlo y necesitan más información. Si la policía tuviese suficiente información para arrestarlo, no seria necesario que ellos hicieran preguntas. 

Por ejemplo, un ladrón roba un banco y las cámaras del banco graban su rostro, el cual es alguien muy conocido. En este caso, la policía simplemente iría a la casa del ladrón y lo arrestaría basado en el video del banco, sin necesidad de hacer preguntas. Sin embargo, en el robo a un banco en donde el ladrón está usando una máscara es el empleado del banco quien describe al ladrón y basado en la descripción, la policía tiene un sospechoso. Puesto que la policía no tiene suficiente evidencia, ellos querrán interrogar al sospechoso para intentar encontrar pruebas suficientes para arrestarlo. En resumen, la policía solamente quiere hablar con un sospechoso cuando no tienen suficiente evidencia. Por esta razón, nunca es beneficioso hablar con la policía si a usted lo están investigando por un delito.

Usted tiene el derecho de permanecer callado y su silencio no es evidencia en su contra. Cuando la policía trate de interrogarlo, 1) no diga nada sobre el caso, 2) dígale a la policía que usted desea permanecer callado y 3) comuníquele a la policía que usted quiere llamar a su abogado o consulado, inmediatamente.

Es común que la policía le trate de convencer diciéndole “nosotros ya sabemos la verdad y solo necesitamos escucharla de usted.” O, puede que digan, “la victima me dio su versión. ¿No quiere usted darnos su versión?” O, “si quieres que te ayude, me tienes que decir lo que pasó.” No se deje convencer. El trabajo de la policía es encontrar suficiente evidencia para arrestarlo. 

Si usted quiere cooperar con la investigación y decir lo que pasó, espere al momento adecuado para cooperar. Usualmente, estas negociaciones se hacen con el procurador o fiscal, el cual tiene el poder de reducir cargos, eliminar cargos o hacer un buen trato con usted por intercambio de la información que usted quiera dar. Sin embargo, si usted le dice todo lo que sabe a la policía, entonces no va a tener poder de negociación luego de que sea arrestado.

El mejor momento de llamar a un abogado es antes de que lo interroguen o lo arresten y que conozca las consecuencias que un caso penal puede tener con su estatus de inmigración. 

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /