Ni para acá, ni para allá
Por Michel Leidermann
La combinación de marchas latinas y la inacción del Congreso sobre la inmigración, ha destacado algunos de los escollos con los que se enfrenta una reforma de las actuales leyes.
La actual ola de inmigrantes difiere grandemente a la de las anteriores. Nunca antes tantos inmigrantes de un sólo país habían llegado ilegalmente. En lugar de cruzar el océano, los mexicanos cruzan un riachuelo y se desparraman por toda la nación.
Los alemanes, irlandeses, italianos y otros, dejaron el viejo mundo por uno nuevo, pero los mexicanos se trasladan dentro de América. La inmigración mexicana ocurre en circunstancias políticas muy diferentes. Mientras que las inmigraciones anteriores estaban dispuestas a integrarse a su nueva patria dejando atrás idioma y costumbres, los inmigrantes latinos tienen menos deseo de asimilarse integralmente como americanos.
Importante en ese menor deseo está la proximidad geográfica de su país de origen al cual pueden regresar fácilmente y adonde envían billones de dólares para sustentar a sus familias que quedaron atrás.
Si los americanos ahora no exigen la asimilación de los recién llegados, entonces no se puede esperar que estos así lo hagan, ya sea que vengan de México, África, China o Rusia.
Los indocumentados ahora reclaman derechos políticos en un país al que entraron sin permiso y cualquier objeción a esto es calificada de racismo o de opresión e injusticia humana.
Es interesante notar, como los dos principales partidos políticos, están usando el conflicto de la inmigración a su conveniencia y para servir sus propios propósitos.
Los demócratas que normalmente dicen atender los intereses de las minorías, se encuentran ahora enfrentados a sus partidarios que están en contra de la inmigración ilegal.
En forma semejante, los republicanos que normalmente defenderían la identidad americana sobre el multiculturalismo, se enfrentan ahora a sus partidarios empresarios que quieren seguir contando con la mano de obra barata.
Pero ambos partidos corren el riesgo de sublevar a sus bases políticas y a un voto latino que ambos saben son cruciales para confirmar una futura mayoría electoral.
En medio de todo esto, están las simples razones económicas y el hecho que millones de trabajos son realizados por indocumentados, y los empleadores dicen no podrían hacerse sin ellos, simplemente porque los americanos no quieren realizar esos trabajos tan duros, tan largos, y tan mal pagados, sin beneficios ni seguro por accidentes.
Se ha creado una economía artificialmente sustentada por salarios míseros y por la decisión deliberada de no aplicar las leyes aprobadas en este país. Así como se sufre por la dependencia al petróleo extranjero, los EUA sufren por su dependencia a la mano de obra ilegal barata, con sus consabidos riesgos de seguridad nacional, aumento del crimen y contrabando de drogas.
La ineptitud de los legisladores para resolver el problema de forma beneficiosa, dando a las empresas los trabajadores que necesitan y manteniendo la unidad de la familia latina, es realmente una razón suficiente para que no sean reelegirlos, ya sea con el voto latino o sin él.
Y mientras los países latinoamericanos sigan siendo corruptos y no ofrezcan mejores medios de vida a sus ciudadanos, continuarán llegando indocumentados los EUA a pesar de los muros que se levanten o de las redadas y deportaciones que se hagan.
Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /