Los santos vistos como mediadores ante la figura del Dios único
La cuestión más complicada hoy día es la de los milagros
9075A.jpg

El culto a los santos, vistos como mediadores ante la figura del Dios único, sigue muy arraigado entre los católicos, sin que los debates sobre los milagros que se les atribuyen hagan mella en su fe.

Por tradición, cada oficio tiene su santo patrón, desde los marineros hasta los cazadores, pasando por los viticultores o los charcuteros.

Los cristianos de todas las confesiones veneran a los apóstoles, muertos bajo el martirio, y a los padres de la Iglesia.

Los calvinistas tienen su Catedral de San Pedro en Ginebra y los luteranos han dado el nombre de Santo Tomás a numerosas iglesias.

No obstante, los protestantes, hostiles a la proliferación de fiestas religiosas en la Edad Media (hasta 80 días festivos en honor de santos patronos), no canonizan a nadie desde la Reforma de los siglos XV-XVI. Y en sus oraciones se dirigen directamente a Dios, sin intermediarios.

Odon Vallet, historiador francés de las religiones, explica que, en general, “cuanto más lejos parece Dios, más se recurre a modelos cercanos, a intercesores. Esta necesidad de proximidad es manifiesta en las religiones monoteístas”.

“Entre los musulmanes, añade, no se habla de santos, pero hay una veneración por los patriarcas de la Biblia y los compañeros del Profeta. Entre los judíos se observa un respeto parecido por los profetas y los patriarcas, como Abraham. 

En el politeísmo de los griegos antiguos o los romanos, los dioses y semidioses no eran santos y, con sus accesos de cólera, sus enamoramientos, sus guerras y sus caprichos, tenían mucho de humanos.

La cuestión más complicada hoy día es la de los milagros. En la Edad Media, la ciencia y la medicina no estaban autorizadas a hurgar demasiado en las curaciones inexplicables, consideradas como señales de una intervención divina.

Hubo que esperar hasta comienzos del siglo XX y el descubrimiento de medicamentos contra las convulsiones, para que las crisis de epilepsia no se consideraran más como el resultado de una ‘posesión diabólica’, sino de un desorden neurológico.

La ciencia parece poner en tela de juicio los milagros necesarios para la beatificación (uno) y para la canonización (dos). 

Pero es irrefutable que la fe puede causar una mejoría física o psicológica y tal vez curacioÏnes. 

 

Edición de esta semana
SABORES VENEZOLANOS EN LITTLE ROCK CON EL "TREN AL SUR"
Por Michel Leidermann
Mientras que en Little Rock hay varios restaurantes mexicanos, una nueva lonchera de comidas (food truck) “Tren Al Sur” está sirviendo sabores de más al sur, precisamente de Venezuela.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Pinocho, el muñeco de madera al que le crece la nariz cada vez que miente, imaginado por el escritor italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, ha renovado su popularidad gracias a Donald Trump.    / ver más /