Venden la mansión más cara de Estados Unidos
Fue comprada por $147 millones en The Hamptons en el estado de Nueva York
9161A.jpg

Una mansión situada en la exclusiva área de los Hamptons, famosa por las grandes mansiones en el estado de Nueva York, ha sido vendida por $147 millones, convirtiéndose en la vivienda más cara de Estados Unidos, según informó el diario New York Post.

La exclusiva construcción, en primera línea de playa, incluye una finca de 18 acres con jardines y un estanque.

Según el diario, el comprador es el inversor Barry Rosenstein, para hacerse con la vivienda construida por otro financiero de Wall Street, Christopher Browne.

El precio de la transacción, efectuada sin intermediarios por los herederos de Browne, supera el récord de $120 millones establecido este año por una vivienda en el estado de Connecticut.

El área de los Hamptons es territorio habitual de famosos y multimillonarios, que ocupan las enormes mansiones situadas en esta zona costera cercana a la ciudad de Nueva York.

Rosenstein tendrá como vecinos, entre otros, al cómico Jerry Seinfeld y al marchante de arte Larry Gagosian

 

Edición de esta semana
LA CARAVANA MIGRANTE LLEGA A FRONTERA CON EE.UU.
El primer grupo de la caravana de migrantes partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras ya ha llegado a la frontera. Esta avanzada, compuesta por alrededor de 80 personas de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), ya se encuentra en Tijuana y sus integrantes pretenden ser los primeros en pedir asilo a las autoridades estadounidenses.   / ver más /
Por Michel Leidermann En una estupenda ceremonia y banquete de gala el viernes 28 de septiembre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, se entregaron los certificados de becas a 55 estudiantes universitarios latinos de Arkansas Central.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Es difícil adaptarse a estos tiempos en que la falta de ética y de respeto se han legitimado. Hace tres años, analizando los primeros pasos de la campaña de Trump, pensaba que cada vez que escupía alguna barbaridad racista en las concentraciones, o se descubría algo más sobre su distintivo desprecio a las mujeres, los votantes que aún sentían algo de humanidad, le harían de lado.    / ver más /