Lento sistema migratorio deja a hijos de residentes en ‘el limbo’
A menos que los padres reciban su tarjeta verde antes de que los hijos cumplan 21 años, estos últimos tienen que empezar de nuevo el trámite
9218A.jpg

El futuro de miles de inmigrantes jóvenes de todo el país se encuentra en el limbo. ¿La razón? Perdieron su lugar en el lento sistema de inmigración debido a que cumplieron 21 años antes de que sus padres recibieran la residencia permanente.

El futuro de ellos depende de un caso migratorio sobre el cual se espera que la Corte Suprema de Estados Unidos decida pronto.

Desesperados por llenar las vacantes de maestros en los salones de clases, oficiales de las escuelas de la Ciudad de Nueva York enviaron a equipos de reclutadores a todo el mundo a finales de la década de 1990, prometiéndoles empleos y ayuda para que obtuvieran la Green Card que podría ser su camino para obtener la ciudadanía.

Miles de maestros arribaron para educar a los hijos de los habitantes de Nueva York.

De acuerdo a la ley federal, los inmigrantes pueden considerar  a sus hijos menores de 21 años como sus dependientes en las solicitudes de visa. Pero a menos que los padres reciban su tarjeta verde antes de que los hijos cumplan 21 años, estos últimos “sobrepasan la edad” estipulada por el sistema de inmigración.

Así que enfrentan una dolorosa opción cuando cumplen la mayoría de edad: permanecer en el país ilegalmente o regresar a sus países de origen de donde llegaron hace años.

Son jóvenes que han sido criados parcialmente o totalmente en Estados Unidos. Social y culturalmente son estadounidenses, y es cruel rechazarlos por esa cuestión legalista.

Algunos dijeron que perdieron tiempo cuando eran adolescentes porque inicialmente, el sistema escolar colocó a sus padres en una categoría errónea para obtener visas.

El Departamento de Educación de NYC, proporcionó apoyo a los maestros, incluyendo pagar a los abogados para que se encargaran de tramitar sus solicitudes para obtener una visa —pero no las solicitudes de sus hijos.

Éste es el problema en el caso presentado ante la Suprema Corte, que involucra a una mujer de California que inmigró de El Salvador en 1998 y cuyo hijo se convirtió en adulto antes de que ella recibiera su tarjeta verde.

En el 2008, un tribunal administrativo de inmigración determinó que cuando él cumpliera 21 años de edad, perdería su lugar en la larga fila para obtener la residencia permanente y tendría que empezar de nuevo el trámite. Su madre y sus abogados aseguran que eso viola la ley del 2002 firmada por el presidente George W. Bush para mantener unidas a las familias.

Básicamente el Consejo de Apelaciones de Inmigración, interpretó la ley de una manera inflexible porque no existe una categoría específica para beneficiarios que ya son adultos  y afirma  que los hijos que llegaron a la edad adulta deben retener lo que se conoce en la ley de inmigración como su fecha original de prioridad: la fecha en la que fue aprobada la ‘tarjeta’ verde de sus padres.

Si la Corte Suprema emite un fallo a favor de la madre del caso de California, los hijos de los maestros podrían obtener tarjetas verdes.

No existen cifras confiables sobre cuántos hijos de inmigrantes cumplieron la mayoría de edad.

El Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York contrató de 6 a 8 mil maestros internacionales entre el 2002 y 2007 y 1,500 aún siguen empleados.

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /