¡Y ahí vamos….!
Por Michel Leidermann
Inmigración indocumentada, quedó claro que el intento del mandatario era ganar apoyo y armonizar las posturas completamente opuestas de los que están a favor y en contra, y sin duda tiene como mayor mérito, el haber sacado del atascamiento el debate en torno al tema en el Congreso Nacional, aunque hasta ahora, los resultados no son del todo los más deseables.
La aprobación por parte del Senado de extender un muro triple a lo largo de la frontera con México y su respaldo a la propuesta de ofrecer una oportunidad para que se legalicen millones de indocumentados, reflejan el deseo de los legisladores de ambos partidos de complacer a los electores que tienen interés en la solución del problema migratorio. En lo que respecta a la construcción adicional de muros así como el envío de la Guardia Nacional a la frontera entre México y Estados Unidos, es una movida que pretende satisfacer al sector más conservador del pueblo americano. Estas medidas igualmente pretenden detener a los contrabandistas de drogas, traficantes de personas y pandilleros.
Pero como bien lo han expresado ya los defensores de los indocumentados, la valla difícilmente detendrá el paso de indocumentados, que seguirán arriesgando sus vidas al treparlas, cavar túneles o llegar en botes.
El canciller Derbez a nombre del gobierno de México, ya expresó que está listo para acudir a la justicia estadounidense en caso de que la Guardia Nacional cometa abusos contra quienes deseen cruzar ilegalmente. La nota discordante en México la dió el presidente Fox, quien dijo que el despliegue de la Guardia ayudará a contrarrestar el creciente problema del crimen organizado en el área.
Las declaraciones del mandatario mexicano, como ya es costumbre, fueron duramente criticadas por la clase política azteca las que obligaron al Senado mexicano a exigirle a su presidente, que se retracte de ellas durante la visita que hará a EUA la semana entrante.
En lo que toca al respaldo en el Senado Americano a la llamada “legalización ganada”, resulta esperanzador que se reconozca que los indocumentados merecen la oportunidad de regularizar su estatus migratorio. Aunque el sector más conservador se opone a que este grupo obtenga la residencia legal llamándola amnistía, es obvio que por razones no sólo de justicia, sino de conveniencia económica para los EUA, lo más recomendable es que quienes carecen de papeles dejen de estar ocultos en las sombras.
Es de presumirse que tanto las marchas como los boicoteos de los latinos que tuvieron lugar recientemente, así como los pronunciamientos de la clase empresarial en favor de que lleguen nuevos inmigrantes para hacer los trabajos que aquí nadie quiere (no especializados), han empezado a surtir efecto entre los legisladores al poner en su justa posición el papel de los indocumentados.
El propio Bush, durante su discurso sobre inmigración del pasado lunes 15, subrayó que debe reconocerse que “nuestros nuevos inmigrantes son lo que siempre han sido, gente dispuesta a arriesgar todo por el sueño de la libertad”. Y habría que agregar que, si EUA quiere ser, como siempre lo ha sido, una tierra de inmigrantes, debe tratarlos como lo que son, seres humanos que están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para sus familias y el país que los ha acogido.
educativo, 1º en el país en ingresos brutos per capita; y 23º en el porcentaje de crímenes por cada 100,000 residentes.
Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /