Niños indocumentados tienen pocas opciones de regularizar su situación
Foro en Little Rock discutió las alternativas.
981A.jpg
La organización “Voces de Arkansas para los hijos de indocumentados”, organizó un foro el martes 16 de mayo en la biblioteca presidencial Bill Clinton de Little Rock, para dar a conocer los problemas que sufren los hijos de indocumentados y discutir las alternativas que tienen.
Uno de los invitados, Adrián Ávila que llego de San José, California, para el evento, no es fácil de reconocer como un inmigrante indocumentado. Habla bien el inglés, utiliza la típica jerga juvenil y conoce la cultura estadounidense como la palma de su mano, pues creció en este país. Sin embargo, Ávila dice que cuando sus amigos le preguntaban que porqué no manejaba un auto, les respondía que porque había sido arrestado. Eso era uno de los muchos cuentos que Ávila ahora de 21 años, inventó para explicar porqué era diferente.
Tres jóvenes de San José, California, asistieron al foro en la biblioteca presidencial para relatar historias sobre sus vidas como hijos de indocumentados. El grupo también se reunió en el Capitolio Estatal con la representante federal Joyce Elliott, demócrata de Little Rock, quien el año pasado patrocinó un proyecto de ley que habría permitido a estudiantes ilegales ingresar en universidades en Arkansas, pagando tarifas de residente y poder recibir becas. El proyecto de ley contaba con el apoyo del gobernador republicano Mike Huckabee, pero fue rechazado por la legislatura. Elliott quien completó los límites de años como representante estatal, cree que otros legisladores presentarán de nuevo la misma propuesta durante la sesión legislativa del 2007. “En Arkansas no tenemos tanta gente con títulos universitarios como para no poder tener unos cuántos más”, comentó Elliott.
En otros estados se están estudiando programas similares como parte del debate actual sobre las leyes de inmigración que se lleva a cabo en el Congreso.
Avila dijo que hubiera podido estudiar en una universidad, pero que luego no habría tenido garantías de trabajo. Sin embargo, se graduó de una carrera intermedia en diseño gráfico y encontró trabajo en una empresa de medios de minorías dispuesta a contratarlo a pesar de no tener documentos. Aun así, dice, está limitado: no puede manejar, y a cada momento enfrenta situaciones que le recuerdan su condición ilegal.
Avila dice que recuerda poco de México. Pero ante la ley de EUA, es un inmigrante ilegal mexicano tratado del mismo modo que tratan a un adulto que decide cruzar la frontera. Sin embargo, tiene recuerdos vívidos del cruce de la frontera. En particular de cuando fueron capturados por la patrulla fronteriza durante el primer intento de su grupo. “Me sentí como el ganado cuando lo arrean”, dijo. “Con las luces de un helicóptero sobre nosotros, y patrulleros persiguiéndonos”, indicó. Relató que en la odisea estuvo separado de su madre por muchas horas, y que tras reencontrarse lograron cruzar la frontera con éxito. Pero el precio fue alto: contrajo neumonía y se le infectó una herida que tenía en la mano y tuvo que ser hospitalizado.
Abogados de inmigración dicen que es extremadamente difícil para la mayoría de los mexicanos entrar legalmente a los Estados Unidos.
“No se me ocurre nada que él pueda hacer”, dijo el profesor de derecho John DiPippa de UALR. Sin embargo, las leyes que está estudiando el Congreso podrían cambiar la situación, dijo DiPippa.
Avila dijo que a menudo se pregunta si de veras quiere quedarse en el país. También recuerda constantemente un pensamiento sobre un bebé nacido en alta mar ¿De qué nacionalidad es?
“Si uno no tiene país, ¿qué es uno?”, indagó. “Yo no encajo en ningún molde. No encajo en México. No he estado allí desde hace mucho tiempo. Es como si no tuviera país”, indicó. Nací allá pero me crié acá y no recuerdo nada de mi país de nacimiento. Crecí americano y me siento como tal pero las leyes me dicen que no lo soy.
Una historia muy similar fue narrada por el salvadoreño Héctor Gonzáles quien además dijo que el próximo 21 de agosto tenía cita en el Tribunal de inmigración para discutir su caso, pero que temía que el juez ordenaría su deportación y la de su familia.
El médico Eddie Ochoa narró la falta de servicios que los indocumentados pueden recibir en los hospitales y que él como médico, necesita prestarles atención sin importar su condición inmigratoria.
Para más información sobre “Voces de Arkansas para los hijos de indocumentados”, pueden contactar a Dee Ann Newell a los teléfonos 690-2121 o 603-0244
Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /