¡LATINOS SOMOS TAN BUENOS COMO LOS DEMAS!
Por Michel Leidermann

En enfrentamientos recientes entre manifestantes contra la ola ilegal de menores no acompañados ingresando a los Estados Unidos y las contra-protestas de grupos latinos, un hombre de este último grupo, gritó con enojo: “Somos tan buenos como tú!” 

La historia de los enfrentamientos por la raza o el origen étnico está llena de tragedias en todo el mundo pero muchos ven a estos inmigrantes por  su valor como seres humanos. Jugar  la carta racial es un juego político irresponsable y peligroso. 

El verdadero problema cuando se trata de la inmigración no es simplemente de que EEUU necesita tener una política de inmigración, pero si es que puede tener cualquier política de inmigración beneficiosa para el país y humanitaria para los indocumentados.

Un país que no controla sus fronteras no tiene ninguna política de inmigración. Puede haber leyes en los libros, pero esas leyes son sólo palabras sin sentido si las personas de otros países pueden cruzar las fronteras cada vez que quieran. 

Una de las razones por las que muchos estadounidenses son reacios a rechazar a los inmigrantes indocumentados es que la mayoría de los latinos que encuentran parecen ser gente decente y trabajadora. Nunca he visto a mexicanos mendigando en una esquina de la calle, aunque he visto tanto blancos como negros hacerlo. 

Pero tales impresiones no son base para decidir cuestiones serias acerca de la inmigración y la ciudadanía. Cuando no controlamos nuestras fronteras, no tenemos forma de saber cuántos de los que cruzan esas fronteras son criminales o incluso terroristas. 

 No tenemos forma de saber cuántos de esos niños traen enfermedades que se extenderán a nuestros hijos. Y ya sabemos, a partir de estudios de los niños estadounidenses, que los niños que crecen sin padres en el hogar tienen una alta probabilidad de convertirse en problemas costosos para los contribuyentes en los próximos años, y un peligro mortal para los demás. 

Hace cien años hubo una gran afluencia de inmigrantes procedentes de Europa (polacos, alemanes, italianos, irlandeses). Al igual que con la mayoría de los inmigrantes, algunos grupos progresaron muy bien y otros no tan bien. 

La información que tenemos hoy muestra que los inmigrantes de algunos países tienen más educación que los inmigrantes de otros países, y no terminan siendo auxiliados por los contribuyentes con tanta frecuencia como los inmigrantes de otros países. Pero esa información rara vez se menciona en las discusiones, como si se tratara de personas abstractas en un mundo abstracto. 

Decisiones sobre la inmigración y la ciudadanía son decisiones irreversibles que pueden cambiar de forma permanente la composición de la población estadounidense y la propia cultura del país, tal vez en la dirección de las culturas de los países de donde los inmigrantes indocumentados han huido. 

Durante la era de las epidemias que asolaron Europa en los siglos pasados??, las personas que huyeron de esas epidemias a menudo propagaron esas enfermedades en los lugares adonde llegaron. Culturas contraproducentes y peligrosas pueden propagarse de la misma manera. 

La ignorancia voluntaria no es la manera de tomar decisiones de inmigración o cualquier otra decisión. 

 

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /