¿VALE LA PENA EL RIESGO EN EXPLORACIÓN ESPACIAL?
Por Michel Leidermann

A medida que nuestra civilización tecnológica avanza es imposible que no ocurran accidentes catastróficos, y la carrera espacial no está exenta de ellos, pero si queremos seguir avanzando, no podemos permitir que estos accidentes nos disuadan y minen nuestros esfuerzos. 

Y por desgracia, en menos de dos semanas se produjeron dos de estos accidentes, la diferencia con los primeros accidentes ocurridos durante la exploración espacial, es que ahora estos esfuerzos están en manos de empresas privadas. 

La combinación de intentar descubrir los errores cometidos, el orgullo nacional ahora herido y los continuos recortes de presupuesto motivados por un escaso interés político en los vuelos espaciales tripulados, provocaron que la NASA dejase los vuelos tripulados norteamericanos en manos de empresas privadas. 

Y sin embargo, el accidente del SpaceShipTwo, mientras que, obviamente, trágico, es en última instancia un accidente de trabajo del que las empresas de esta floreciente industria deberían aprender. Esa es la actitud necesaria si queremos que los vuelos espaciales tripulados se conviertan en algo rutinario. 

La Agencia Espacial del Reino Unido, por ejemplo, tiene previsto abrir un puerto espacial en territorio británico en 2018 mientras que los cálculos de otras compañías señalan que deberían ser capaces de enviar al espacio a al menos unos 400 turistas espaciales al año dentro de una década. 

Por supuesto, el reto que tienen que superar este tipo de empresas en este momento es encontrar aquellos pasajeros que estén dispuestos a comprar un billete bastante caro (250.000 dólares), más ahora que los peligros se han puesto de manifiesto de manera tan dramática. 

En la actualidad, vemos el turismo espacial como un viaje de placer en lugar de lo que realmente debería ser, un deporte de riesgo extremo que será practicado únicamente por cuenta y riesgo de los turistas.

Curiosamente, hay que recordar que si la certificación de las naves espaciales se exigiese como lo haría para, por ejemplo, un avión Boeing 787, con toda probabilidad, la industria nunca lograría abandonar la tierra. Pero bueno, hasta ahora no parece que todos aquellos que ya han comprado un billete en estos aviones espaciales hayan solicitado una cancelación del viaje. 

El turismo espacial, casi con toda seguridad, finalmente será una realidad. Las enormes cantidades de dinero gastadas y los frecuentes accidentes en los inicios de la aviación comercial actual, no impidieron que los aviones alzasen el vuelo, ahora cualquiera puede viajar en avión por un módico precio. La historia puede llegar a repetirse. 

Pero ¿esta nueva industria realmente tendrá futuro? El transporte aéreo comercial nació como un medio para un fin, mientras que el turismo espacial de la actualidad es el fin en sí mismo. Cuando se trata de obtener conocimientos en el espacio, el progreso lo encontramos en la robótica, las maquinas pueden ir a donde nosotros no podemos llegar a un costo mucho menor y con un riesgo para la vida casi nulo.

Pero en realidad jamás sabremos que nos puede ofrecer el espacio hasta que efectivamente alcemos el vuelo. Y eso significa lograr que los viajes espaciales sean mucho más seguros, lo que implica seguir investigando y logrando que estas nuevas naves experimentales se conviertan en algo tan cómodo y seguro como lo son en la actualidad los aviones de pasajeros. Las anomalías seguirán sucediendo, pero no nos pueden disuadir, siempre y cuando seamos capaces de aprender de los errores.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /